04 enero, 2009

Influencia negativa para la salud de la publicidad

La publicidad puede, en determinadas ocasiones, crear un efecto negativo en la salud. ¿Cuáles son los ámbitos en los que la publicidad ha creado y está motivando hábitos de vida no saludables?

105 comentarios:

A las 9 de enero de 2009, 21:16 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Recuerdo un documental que ví sobre cirugia estética. En él se analizaba el porqué las mujeres decidian someterse a los riesgos que conlleva una operación, en muchas ocasiones por necesidades que se podrían calificar como fríbolas.
Se analizaba el efecto que producia en las mujeres ver revistas de modelos durante el tiempo de espera en una consulta médica, dándoles revistas de moda y preguntadoles sobre su aspecto físico después. Hicieron 2 grupos, uno al que se les daba revistas sin modelos y otro espuesto a revistas con un contenido visual importante imagenes con modelos esculturales. El grupo que recibió las revistas de modelos mostró una percepción de su físico más negativo que el otro grupo al encuestarlas tras la exposición.
Lo más revelador es que casi todas las imágenes de las revistas están retocadas, por lo que no son fotos reales de las modelos, plasmando y metiendonos por los ojos unas imágenes que no son la realidad y que frustran a las personas al ver que su físico no se corresponde con el de las revistas.
Me pregunto ¿cuanto de esto tiene que ver con el crecimiento en los últimos años de anorexia?

Fernando Estévez González
Urgencias Hospital de Poniente (El Ejido)

 
A las 11 de enero de 2009, 0:19 , Anonymous Anónimo ha dicho...

En la sobremesa de hoy, mientras veia un programa cultural llamado "se lo que hicisteis", han comentado en plan jocoso el programa de salud "saber vivir" en su 20 aniversario de emisión.

Han puesto una noticia que habla de una mujer que ha mandado una carta a la edición del programa protestando por que desde que su abuela lo vé, todas las semanas padece las patologias de las que se habla en el programa, convirtiendo las vidas de ambas en un "sin vivir".

Esta es una muestra de como la información puede tener efecto adversos a los que se pretende, a pesar de las buenas intenciones con que se den.

Podeis ver el video en el siguiente enlace:
http://www.misexta.tv/home/3_3/711
Hay que seleccionar el programa del 8 de enero y darle al play,tras la publicidad, pasar el video pequeño y en el programa completo ir al minuto 24:10.

Fernando Estévez González
Urgencias Hospital de Poniente (El Ejido)

 
A las 12 de enero de 2009, 16:59 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Uno de los ambitos en lo que más repecurte negativamente la publicidad, podria ser la Alimentación. Comentar un árticulo que encontre colgado en la red, sobre la influencia negativa de la publicidad en la Alimentación de los niños (la obesidad infantil)

Explica un estudio realizado por un Pediatra en EEUU a niños de 3 a 5 años, donde se les ofrece diferentes alimentos, unos envueltos con la marca McDonald y otro sin logo. La investigación realizada demuestra como los niños prefieren los envueltos, e incluso les parecen más buenos. Aqui nos demuestran como la publicidad de la comida rápida es tan persuasiva en niños de tan corta edad.

Destacar que en el árticulo explica como una de las variables del estudio son los padres que llevan a los niños a este tipo de restaurantes, o los que pasan demasiadas horas pendientes a un televisor, que seria en si otro tema de discusión.

Por si quereis echarle un vistazo, la página dónde lo podeis encontrar es: https://healthlibrary.epnet.com/GetContent.aspx?token=36a5bdaf-78a2-4091-9f87-1a09d8c6938d&chunkiid=220736

Mª del Mar Rodriguez Martínez.
Enfermera.

 
A las 14 de enero de 2009, 10:48 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Actualmente, se está realizando una campaña en TV con respecto a las relaciones sexuales con condón, la idea es buena y lo que se persigue en principio es evitar lo embarazos no deseados en los adolescentes y las enfermedades de T. sexual, pero lo que yo me planteo, es lo siguiente:
¿la población de riesgo a la que va destinada la campaña, está preparada para ello?, ¿sabe lo que significa?, ¿se toma como un juego?. Todo lo anterior lo planteo porque siempre que hay una campaña de este tipo, el resultado que se observa es el contrario,es decir, hay un repunte de lo que se pretende evitar(reflejándose en estudios posteriores). En resumen, lo que quiero reflejar es que se debe dar publicidad, pero no se debe de dejar de formar y educar.
Francisco Javier Lao Barón
Hospital Torrecárdenas (Almería)

 
A las 23 de enero de 2009, 17:57 , Anonymous Anónimo ha dicho...

En Águilas, Murcia, desde hace pocos años se está poniendo en marcha una campaña informativa para prevenir la obesidad infantil.
Una de las dificultades que deben sortear, y no es fácil, es con publicidad que se difunde a través de los medios de comunicación masiva. Con ésta intentan atraer la atención a partir de muchos alimentos, especialmente dirigidos a niños, se utilizan reclamos engañosos que pueden provocar hábitos alimenticios poco recomendables e incluso peligrosos, derivando no sólo en la obesidad, sino en que los niños contraigan enfermedades relacionadas con dietas desequilibradas.

Así, y a modo de ejemplo, sorprende que una simple galleta que contiene leche en su composición "se convierte automáticamente en manos de la publicidad en un instrumento fundamental para crecer o fortalecer los huesos, independientemente de que la misma tenga un elevado contenido de grasas o azúcares".

Mª Carmen Ruiz Pavón
Atencion primaria Aguilas, Murcia.

 
A las 23 de enero de 2009, 18:08 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Para seguir con la reflexión de Paco Lao, sobre la campaña para la prevención de embarazos no deseados, decir que la campaña está bien pero habría que hacer más educación a nivel de los colegios e institutos y que no sólo se deben implicar en ello los profesores, deberían implicar a personal sanitario en campañas de educación en dichos centros,creo que seríamos de gran utilidad en todos los temas relacionados con la educación para la salud.

Un saludo compañeros

Mª Teresa Sánchez Barroso
Paritorio del Hospital de Huercal Overa

 
A las 23 de enero de 2009, 18:12 , Anonymous Anónimo ha dicho...

En Águilas, Murcia, desde hace pocos años se está poniendo en marcha una campaña informativa para prevenir la obesidad infantil.
Una de las dificultades que deben sortear, y no es fácil, es con publicidad que se difunde a través de los medios de comunicación masiva. Con ésta intentan atraer la atención a partir de muchos alimentos, especialmente dirigidos a niños, se utilizan reclamos engañosos que pueden provocar hábitos alimenticios poco recomendables e incluso peligrosos, derivando no sólo en la obesidad, sino en que los niños contraigan enfermedades relacionadas con dietas desequilibradas.

Así, y a modo de ejemplo, sorprende como una simple galleta que contiene leche en su composición "se convierte automáticamente en manos de la publicidad en un instrumento fundamental para crecer o fortalecer los huesos, independientemente de que la misma tenga un elevado contenido de grasas o azúcares".

Mª Carmen Ruiz Pavon
Atencion primaria, Aguilas (Murcia)

 
A las 23 de enero de 2009, 20:41 , Blogger RMG ha dicho...

Si hay algo que nadie duda es de la originalidad de los argentinos en los anuncios que hacen. Pues bien, el otro día vi el siguiente que me llamó mucho la atención.

Es muy divertido, pero no sabría como interpretar el final. ¿Refleja una realidad?, ¿Puede dar malas ideas?. Lo que está claro es que existe una mala comunicación entre Mariana y Pablo.

http://es.youtube.com/watch?v=T5q76zlFaXs

Rubén Mirón González
Enfermero

 
A las 23 de enero de 2009, 20:55 , Anonymous Anónimo ha dicho...

La publicidad en television esta condicionada por las empresas que pagan determinados anuncios para atreer a un determinado publico. En este sentido creo que no hay un adecuado control por medio de un organo regulador o una legislacion, que evite la influencia negativa que ello luego produce.El desarrollo tecnologico y el ritmo de vida, nos a abocado al consumismo que al que nos vemos inmersos. Como medio de comunicacion esta claro que es el mas importante, y el que mas impacto provoca en cuanto al alcance se refiere, pero a lo mejor se deberia fomentar mas en la enseñanza para ir adquiriendo conductas saludables. Creo que se deberian fomentar mas programas de salud como el de canal sur Salud al Dia, creo que es el unico en el que los contenidos son medianamente aceptables, aunque claro, va destinado a un determinado tipo de poblacion.Mi reflexion sobre esto, es que la educacion para la salud ha quedado delegada un poco a los medios como TV, internet.... lo que vende.




VICTOR BARBERO LOPEZ

ENFERMERO

 
A las 24 de enero de 2009, 16:53 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Creo que lo que dice Victor es muy cierto, no podemos dejar que sean los medios de comunicación de masas los principales promotores de la información sanitaria, puesto que son sólo eso su mayoría,puramente informadores.
Además en este master estamos aprendiendo lo importante que es la bidireccionalidad en la comunicación para que sea promotora de cambios. Sin ella es imposible adaptar los mensajes a cada persona, adaptación que no se produce en los Mass Media, y es por eso que si no se produce esa adaptación individual a la persona siempre se van a provocar "efectos adversos" en las campañas de comunicación masiva.
El mismo mensaje puede ser entendido de forma distinta según la percepción de cada persona.

Fernando Estevez Gozalez
Hospital de Poniente de El Ejido

 
A las 26 de enero de 2009, 13:15 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Es curioso cómo los medios de comunicación influyen en nuestro comportamiento y como conductas de riesgo o de salud son lanzadas en mensajes publicitarios que conducen a la incertidumbre como por ejemplo hace pocos días hoy en la radio una cuña en tono sarcástico sobre las ventajas de usar el dispositivo de manos libres en el coche mientras se conduce ( que disminuía tu capacidad de atención en la conducción y demás consecuencias )y un par de cuñas después un periódico de tirada nacional relagaba con su compara un kit de manos libres para el coche ( obviamente con una publicidad muy tentadora y positiva hacia el kit en cuestión ). Esto produce en la población, en mi opinión, una incertidumbre y favorece lo que ha comentado Fernando antes que pueda ser entendido de forma distinta. A lo mejor se necesita un organismo regulador sobre cierto tipo de publicidad ( referida a la salud ) que la haga útil y veraz, y lo que es mejor aún si supieramos vender nuestra profesión enfermería incluso podría tener un sitio en un organismo como ese.

Mª del Mar Vergel Rodríguez
Hospital de Poniente. El Ejido

 
A las 7 de febrero de 2009, 19:57 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Yo, respecto a lo que comentabais de la existencia de un organismo regulador me parece fundamental. supongo que sabeis que hay un observatorio para el tema del sesismo, discriminación... a la mujer del ministerio (podeis verlo en el enlace: http://www.migualdad.es/mujer/medios/publicidad/denuncia.htm)y que quien detecte algo de esto en publicidad, programas... puede dirigirse. Algo asi pero en temas sanitarios: veracidad de la información, mensajes contrarios a la salud...


Jorge Díaz Saez
Enfermero
Maternidad Hospital de Huercal-Overa

 
A las 8 de febrero de 2009, 18:41 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Leyendo vuestras aportaciones anteriores, realmente se toma conciencia de que son muchos los ámbitos en los que la publicidad ha creado y está motivando hábitos de vida no saludables. Volviendo a la alimentación, me gustaría traer a la palestra los tan de moda smoothies. Los smoothies son batidos de frutas de texturas supuestamente "suave" (eso significa "smooth" en inglés). Los fabricantes saben que la fruta se evita por razones tales como el esfuerzo que supone lavarla, pelarla etc....y es por ello que han diseñado esta alternativa tan cómoda, asegurándonos que esos pequeñitos bricks incluyen una larga lista de frutas enteras...tan larga que sencillamente no cabría en el envase. Problema: estos productos no tienen una regulación específica, asi que el fabricante puede decir de ellos largos atributos....Pero no nos confundamos, una fruta entera con su piel (si es comestible) y su pulpa es mucho más rica por ejemplo en fibra. Hay una marca comercial que se presenta como una rodaja de piña embotellada y tiene 0.7 gr de fibra, mientras que en una rodaja de piña hay 1.8 gr. Además alardean de no llevar conservantes, sin embargo para alargar la vida comercial del producto se pasteurizan, es decir, se someten a un tratamiento térmico no muy agresivo, pero lo bastante como para destruir la riqueza vitamínica de la fruta y el ácido fólico. Eso sí, los super enriquecen con vitamina C (estupendo gancho comercial) que no es deficitaria en nuestra dieta y que el organismo, una vez cubiertas sus necesidades, la desecha por la orina. Ante esta publicidad que puede cambiar hábitos saludables, solo queda decir: no cambiemos la saludable fruta por botellas con pózimas...

Lucía Ortega.
Enfermera.
Hospital la Inmaculada, Huercal-Overa

 
A las 9 de febrero de 2009, 21:07 , Blogger RMG ha dicho...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 
A las 9 de febrero de 2009, 21:25 , Blogger RMG ha dicho...

Está bien que existan organismos reguladores, especialmente si tocan el ámbito sanitario, pero a veces estas asociaciones se pueden convertir en mera censura. Quizás se debería tener más en cuenta la opinión pública.

Respecto a lo del kit de manos libres, estoy con MªMar en que fomenta la incertidumbre por parte de la población. Os pongo un ejemplo que nunca he llegado a entender... Está penalizado comer o hablar con el movil mientras se conduce... pero está permitido fumar. Esto es algo que nunca he entendido y nunca lo haré.

Rubén Mirón González
Enfermero

 
A las 9 de febrero de 2009, 21:44 , Blogger RMG ha dicho...

A mis 16-17 años era lector frecuente de revistas científicas como la Quo, que más de uno la conocerá. Una cosa que me llamaba mucho la atención era la gran cantidad de páginas dedicadas a la publicidad (perfumes, alcohol, tabaco, ropa, videojuegos…), era pasar página y encontrarse un anuncio. Pues bien he encontrado un estudio curioso en la revista metas sobre las páginas que dedican este tipo de revistas a la publicidad de alcohol y tabaco. Está basado en la revista Quo y Muy interesante entre los años 2000 y 2003. Se obtienen los siguientes resultados.

- Total de páginas de publicidad: 1307/4114pp
- Dedicadas al alcohol: 217/1307pp
- Dedicadas al tabaco: 87/1307pp

Como podemos ver, la publicidad ocupa un 32% de las revistas. La publicidad de alcohol y tabaco está limitada, pero aun así se puede encontrar en otros medios de comunicación y de forma masificada.

Referencia: Villarino Marin AL et al, Publicidad de alcohol y tabaco en revistas de divulgación científica españolas, Metas de Enfermería, 2005; 8(5): 28-31.

Rubén Mirón González
Enfermero

 
A las 10 de febrero de 2009, 19:36 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Retomando el tema de la cirugía estética, el cual en mi opinión, está haciendo mucho daño y todavía no se han visto todas sus consecuencias. Me remito a todos los anuncios de corporación dermoestética ( esa gran compañía ), los podeis ver en televisión sin ningún tipo de franja horaria, o consultar en youtube. Venden que la imagen corporal ya no sólo tiene que ser saludable, algo que después de analizarlos no es un mensaje presente, pero sí venden la imagen como poder para triunfar o seguridad en tí misma e incluso para desempeñar tu trabajo ( sin resaltar claro está otras cualidades más que importantes para un trabajo ). Creo que repercute de forma nefasta este tipo de publicidad en la salud de la población.

Mª del Mar Vergel Rodríguez.
Hospital de Poniente.El Ejido

 
A las 12 de febrero de 2009, 20:42 , Anonymous Anónimo ha dicho...

La regulación de la publicidad en España se efectúa básicamente por la Ley General de Publicidad del 11 de noviembre de 1988, aunque existen otras leyes que la apoyan.
La ley define la publicidad como “toda forma de comunicación realizada por una persona física o jurídica, pública o privada, en el ejercicio de una actividad comercial, industrial, artesanal o profesional con el fin de promover, de forma directo o indirecta, la contratación de bienes muebles o inmuebles, servicios, derecho y obligaciones”.
Y se habla de lo que se considera, publicidad ilícita, sería aquella que:

1. Atente contra la dignidad de la persona o vulnere los valores y derechos reconocidos en la Constitución.
2. Publicidad engañosa
3. Publicidad desleal
4. Publicidad subliminal
5. La que infrinja lo dispuesto en la normativa que regule la publicidad de determinados productos: sanitarios, susceptibles de generar riesgos para la salud, juegos de azar, estupefacientes, tabaco y bebidas alcohólicas con graduación superior a 20 grados (se prohíben en tv, y en aquellos lugares donde se prohíbe su consumo)
Publicidad engañosa: es la que induce o puede inducir a error a sus destinatarios, pudiendo afectar a su comportamiento económico, o perjudicar o ser capaz de perjudicar a un competidor, o la que silencie datos fundamentales de los bienes, actividades o servicios cuando dicha omisión induzca a error de los destinatarios.
Publicidad desleal: la que perjudica a otras personas o empresas, en concreto a los competidores.
Publicidad subliminal: estímulos percibidos de forma no consciente pero que pueden alterar los comportamientos y actitudes.
Publicidad encubierta: consiste en difundir información u opiniones o mostrar marcas de productos a través de los medios de comunicación en espacios informativos, películas u otros programas, sin existir una contratación previa, de espacio publicitario.


¿Vosotros creéis que toda la publicidad que vemos a diario cumple esto?

Mª Teresa Sánchez Barroso
Hospital de Huercal Overa

 
A las 18 de febrero de 2009, 19:38 , Blogger Comunicacion Sanitaria ha dicho...

test1

 
A las 19 de febrero de 2009, 17:43 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Contestando a la pregunta de Tere, probablemente no cumplan todos los requisitos.

yo quiero añadir mi comentario a este tema al igual que otros compañero,sobre alimentación y medios de comunicación.

Mi critica es hacia todos los productos lacteos que te intentan vender mediante el gancho de que reducen el colesterol (Danacol), creo que hay otro que reduce la TA, e incluso otro que hidrata la piel.pero por favor no seamos ilusos. una cosa que puede ser es que ayude (cosa que dudo), perfo que lo baje! sin una dieta adecuada y ejercicieo fisico y suplemento farmacologico si fuese necesario, no se puede regular ni la TA, ni el colesterol, ni mucho menos hidratar la piel. me parece un abuso por parte de los medios de comunicación, ya que hay personas que realmente si lo creen así.

PAULA C. ESPINOZA SERRANO.
ENFERMERA. H. TORRECARDENAS

 
A las 19 de febrero de 2009, 17:46 , Anonymous Anónimo ha dicho...

A mi reflexión de antes añado lo siguiente:

"Yogures que reducen el colesterol y la póliza del seguro sanitario"

La aseguradora francesa Maaf ha llegado a un acuerdo con Unilever para que los clientes que compren productos con Proactiv (combaten colesterol) obtengan un descuento en su póliza de seguros que puede llegar a 40 € anuales.
Este descuento dependerá de la cantidad de producto adquirido y se controlará mediante los códigos de barras enviados. El descuento es 10 € con la compra de 7 productos, a partir de 14 el ahorro supondrá 22 € y si son más de 21 códigos de barras se alcanzará el máximo descuento de 40 €.
Recientemente también en Francia Danone ha anunciado un acuerdo similar con la aseguradora AGF. Ambas medidas están despertando cierta polémica en el país vecino.

Hay un gran debate en el que se plantea si realmente estos productos son tan efectivos contra el colesterol que justifican una reducción del precio de una póliza de un seguro sanitario, o si se trata de una herramienta para que este nuevo segmento con mayor margen para los fabricantes gane cuota de mercado en detrimento de productos con menor valor añadido.

Sanitas, Asisa, Mapfre,…¿moverá ficha alguna de estas compañías?

http://www.markarina.com/yogures-que-reducen-el-colesterol-y-la-poliza-del-seguro-sanitario/

PAULA C. ESPINOZA SERRANO.
ENFERMERA. H. TORRECARDENAS

 
A las 20 de febrero de 2009, 12:38 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Leyendo vuestros comentarios sobre la cirugía estética, el poder de la publicidad de los medios de masas, recordé una noticia de hace unos meses que me llamó mucho la atención. Una famosa discoteca valenciana sorteaba una operación de aumento de pecho en una de sus fiestas, en la publicidad que ofrecían, unida a una sugerente foto ponía Pretty Woman: "homenaje a la mujer". Esto me plantea lo siguiente, ¿dónde están los límites de la publicidad? Sorteaban una operación de cirugía estética como si se tratase de un viaje fin de semana a Benidorm. ¿dónde quedan los riesgos de la intervención quirúrgica, las posibles secuelas físicas, psíquicas, el riesgo de complicaciones severas hasta mortales? Por nombrar solo algunos riesgos y consideraciones a tener en cuenta.
Eso si, en la publicidad ofrecida explicaban que en caso de no precisar un aumento de pecho era canjeable por algún otro tipo de intervención de cirugía estética, botox, etc…

En una sociedad donde se lucha por la igualdad de sexos, parece inadmisible que se use a la mujer de una manera tan sexista y degradante, desde mi opinión.

Finalmente recuerdo que la fiesta se suspendió por la fuerte presión social y la amenaza de expedientes por parte de las administraciones, el ministerio de sanidad había anunciado la apertura de un expediente informativo para conocer los detalles de la fiesta, y ante el revuelo organizado decidieron suspenderla. Parece que los organismos reguladores de la publicidad ejercieron su presión y sirvió para retirar esta campaña publicitaria sexista y de alto riesgo.


Verónica Tortosa Salazar
Enfermera

 
A las 22 de febrero de 2009, 21:28 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Comunicación a través de la red.Redes sociales a través de internet ¿son buenas? ¿son malas? ¿necesitarian algún tipo de regulación?¿o seriamos quizá los padres los que debieramos de controlar a nuestros hijos, sobre todo a los mas jovenes,pero sea como fuere,el caso es que circula muchisima información y a veces privada por la red, sin saber ni con quien nos estamos comunicando,esto a veces da lugar a sucesos desagradables, el último,el tema de Marta del Castillo,la niña recientemente asesinada.
Sin embargo,otra veces la comunicación a través de la red es mas que beneficiosa, de ello habla una carta del país semanal del 22 de febrero,"LIGAR A TRAVÉS DE INTERNET" donde un chico habla de la generación sin armario refiriendose a internet,dice que no puede imaginar la vida de los que tenian que ir a un cine o un bar de ambiente para ver gente como ellos,para este chico ligar a traves de un cable de adsl, es mas limpio y digno que hacerlo en la barra de un bar.el autor de la carta,dice que estos chicos que ligan a través de internet, aunque hayan salido del armario,se han encerrado voluntariamente en una deshumanizadora caja electrónica.

un saludo para todos

Encarnación Sáez Molina
enfermera.Hospital de Huercal-overa
Almería

 
A las 26 de febrero de 2009, 10:24 , Blogger Comunicacion Sanitaria ha dicho...

test1

 
A las 4 de marzo de 2009, 11:08 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Aunque tarde y respondiendo a la pregunta de Teresa, los publicistas siempre buscan la forma de infrirgir esta ley que tu enuncias para sacar adelante publicidad sexista y con patrones que no ayudan a la sociedad.Por ejemplo los juguetes de los niños. ¿ por qué continúan publicitándo muñecos niñas que juegan a ser mamás ? Con un supuesto instinto que se supone que todas tenemos que tener, creo que la maternidad, ls familia y los roles de estas están cambiando, entonces por qué la publicidad no cambia? ¿ qué hay detrás para que no cambie ?
Mª del Mar Vergel Rodríguez. Enfermera
Hospital de Poniente

 
A las 4 de marzo de 2009, 19:15 , Anonymous Anónimo ha dicho...

El ámbito al que yo quiero hacer mención, hoy día ya no está motivando a la población en hábitos de vida no saludables, pero sin embargo si que los ha creado. Ese ámbito es el Tabaco, ahora después de más de tres años de la famosa implantación de ley antitabaco, LEY 28/2005(1), la publicidad en cualquier medio y soportes, incluidas las máquinas expendedoras y los servicios de la sociedad de la información, queda totalmente prohibida, pero mi duda es, ¿hasta ese momento cuánta publicidad subliminar o directa aparecía en nuestro día a día?

Hasta esa fecha, el tabaco llenaba numerosos anuncios de dominicales, vallas informativas, e incluso revista orientadas a la juventud. Es curioso analizar hasta los modelos utilizados, o en el escenario en los que se creaba ese anuncio, siempre gente joven, guapa, ambientes divertidos, o sino la típica imagen de la pareja en la cama o cuando ese personaje se encontraba ansioso. Es puro marketing, pero sin embargo, cómo era posible publicitar algo perjudicial para la salud. Por suerte, ahora en España queda totalmente prohibido, quedan imágenes solamente en películas o series, aunque es un tema que ya se encuentra mucho más controlado.

Por último hacer mención de un estudio en el que analizaron la publicidad del tabaco en medios escritos en España(2), durante el periodo 2002-2005, donde demostraron que ese periodo un 37% de medios insertaron publicidad sobre el tabaco (lectores medios, 4,35 millones), lo que significaba que 4 de cada 10 lectores totales y 1 de cada 8 españoles menores de 15 años recibieron el impacto publicitario del tabaco. Siendo en el 56% de estos anuncios, incluidos jóvenes.

1) LEY 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco.

2) Montes J, Álvarez L. Tabaco y medios de comunicación escritos en España: una atracción fatal. Gaceta sanitaria 2006. v.20 n.1

Mª Mar Rodríguez Martínez
Enfermera

 
A las 5 de marzo de 2009, 11:26 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Leyendo sobre la comunicación y los cambios de actitud, encontré gran cantidad de información sobre el papel importantísimo de los medios de comunicación masiva, que suelen actuar como refuerzo de las actitudes que el público, al que se dirigen, tenía antes de emitir los mensajes. Esto es, tienden a realizar cambios de actitudes congruentes.

En un artículo encontré como factores que mediatizan la comunicación y el cambio de actitudes los siguientes:

1- Exposición selectiva: Siempre que el individuo pueda elegir, se expondrá a aquellos medios de comunicación que coinciden con sus intereses y actitudes, evitando las comunicaciones y los mensajes que están en desacuerdo con éstos. Es decir se expone a la comunicación de un modo selectivo.
2- Retención selectiva: Algo similar sucede con los recuerdos de una comunicación. El individuo retiene más fácilmente aquéllos temas que le agradan y le interesan mejor que aquellos otros por los que no tiene simpatía.
3- Interpretación selectiva: Con éste termino queremos referirnos al proceso psicológico mediante el cual la gente tiende a malinterpretar aquellos mensajes que le resultan antipáticos, de manera que se conviertan en afirmaciones a sus propios puntos de vista y actitudes.
4- Líderes de opinión: Son personas que tienden a influir, con más fuerza aún que los medios de comunicaciones de masas, en pequeños grupos (normalmente entre dos y seis personas), cuyos componentes son parecidos a ellos mismos. Este liderazgo se extenderá a uno o muy pocos temas y no suelen tener peso en lo que se refiere a otros distintos.
En la introducción de un producto o una idea las influencias de los lideres de opinión pueden ser decisivas. Si se consigue entusiasmarles con lo que ofrecemos, la difusión de éstos podrá ser rápida y automática.

Refleja además el hecho de que la comunicación personal es más eficaz que los medios de comunicación de masas para lograr un cambio de actitud. Pero también es cierto que el costo y el tiempo necesario para llegar a todos los núcleos de población será muy alto y por esta razón, no queda más remedio que acudir a la publicidad.

Por si os interesa leerlo, aquí os pongo el enlace : http://www.loshornoslp.com.ar/capacitacion/mi_libro/tema12.htm

Verónica Tortosa Salazar
Enfermera

 
A las 5 de marzo de 2009, 12:00 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Mi comentario anterior era para el tema de CAMBIOS DE ACTITUD, que por error coloqué en este tema.

Verónica Tortosa Salazar
Enfermera

 
A las 20 de marzo de 2009, 10:55 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Por todo lo que estamos publicando en el foro, la publicidad, a grandes rasgos, tiene un efecto negativo sobre la salud, o puede tenerlo. Creo que tal vez no sea así al 100% ya que tal vez la publicidad no es más que parte del reflejo de la sociedad actual en la que vivimos y la publicidad refleja los roles que representamos o que digamos " una fuerza extraña " quiere que representemos. Por ejemplo, en temas tan actuales, por desgracia, como adelgazar y los trastornos alimenticios ( anorexia y bulimia ). He encontrado varios artículos sobre el tema redactados por doctores en comunicación ( abajo doy la referencia de uno que resume un poco lo que he encontrado ) y he consultado vídeos y reportajes sobre el tema. Creo que, por lo menos en este tema, a lo mejor no es tan negativa la publicidad como culpable de todo sino solo refleja esos roles impuestos del triunfo en la vida con la delgadez, que para opinión personal me parece repugnante.
Artículo:se encuentra en la revista latinoamericana de comunicación CHASQUI este es el enlace directo:
http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/pdf/160/16008305
Cualquiera de los reportajes los podeis encontrar en youtube con las palabras anorexia y comunicación.

Mª del Mar Vergel Rodríguez. Enfermera
Hospital de Poniente. Almería

 
A las 20 de marzo de 2009, 11:48 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Sobre la influencia negativa de la publicidad para la salud, me gustaría hablar de la influencia de la publicidad de medicamentos. Según he leído en varios artículos, el gasto en productos farmacéuticos viene creciendo de forma notable en todo el mundo y se estima que es una tendencia que va en aumento. La publicidad se dirige, cada vez más, a la incitación del consumo de drogas de venta libre; generando expectativas poco realistas sobre los beneficios de la medicación y una demanda inapropiada de ésta. Un problema difícil de abordar y solucionar.
Si nos parece atentar contra la salud yogures que prometen reducir el colesterol o los famosos smoothies, con lo que estoy totalmente de acuerdo, imaginemos la repercusión de la publicidad de medicamentos de venta libre. La publicidad directa al consumidor implica importantes intereses económicos a nivel mundial, como ya sabemos. Y esto no está exento de una industria ligada a la salud tan grande como la farmacéutica. El gasto en productos farmacéuticos viene creciendo de forma notable en todo el mundo y se estima que esta tendencia va en aumento. El objetivo final del mercado de medicamentos es hoy el consumidor. A nivel mundial el gasto en salud crece más rápido que la inflación, los salarios y el PBI per cápita; y los medicamentos influyen mucho en el crecimiento.
Leyendo algunos datos me preocupó encontrar los siguientes: El gasto en productos farmacéuticos se triplicará en Estados Unidos en el período 200l-2011 y alcanzará los 414.000 millones de dólares. En Canadá, los medicamentos representan 15,2% del presupuesto en salud, una situación similar que tienen Japón y varios países de Europa.
Esto me lleva a la pregunta que me realizo siempre ¿dónde están los límites de la publicidad?
En muchos países se encuentra vedada la publicidad de medicamentos directa al consumidor. En nuestro país, en invierno, en fechas donde la gripe y catarros hace mayores estragos, los anuncios de TV de medicamentos antitusivos, para la congestión, el dolor de garganta, analgésicos…invaden los horarios centrales de la televisión, incluso utilizando personajes destacados de la farándula para recomendar el consumo de estos fármacos, logrando de esta manera estimular un consumo desmedido e inadecuado de fármacos.

Sabemos que el objetivo de la publicidad es vender. La información al paciente y sus necesidades difícilmente pueda ser compatible con los intereses de la industria. La publicidad genera expectativas poco realistas sobre los beneficios de la medicación y una demanda inapropiada de nuevos medicamentos, no siempre mejores y en la mayoría de los casos, de dudosa seguridad.


Verónica Tortosa Salazar
Enfermera

 
A las 20 de marzo de 2009, 13:11 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Hola chicos:
Respecto al comentario que hizo Mª del Mar Vergel el 4 de marzo sobre publicidad sexista, contestando a la pregunta de Teresa sobre si se cumple o no la Ley General de Publicidad, he estado buscando organismos o instituciones que defiendan la imagen de la mujer y el respeto a la dignidad humana y derechos fundamentales en la publicidad.

Pues bien, el Instituto Andaluz de la Mujer puso en marcha en junio de 2003 el Observatorio Andaluz de la Publicidad No Sexista. Constituido en espacio para la formación, la sensibilización y la investigación se ofrece también como canalizador de nuestras quejas y valoraciones sobre los mensajes sexistas que continuamente nos rodean. Porque es labor de toda una ciudadanía concienciada, y en ese sentido nuestras aportaciones son fundamentales, hacer posible un nuevo discurso publicitario acorde con los logros alcanzados y que facilite la plena integración social de todas las personas.

El observatorio pone a nuestra disposición una página web en la que podemos encontrar un amplio abanico de información que os esquematizo:

- El observatorio:
Objetivos y funcionamiento

- Código deontológico en publicidad no sexista para la Comunidad Autónoma de Andalucía:
Definición
Objeto
Finalidad
Ámbito de aplicación
Normas deontológicas
Obligaciones éticas y deontológicas
Principios y valores por los que debe regirse la publicidad
Específicamente la publicidad no debería…
Lenguaje sexista
Difusión y procedimiento de adhesión

- Sensibilización:
Campañas
Decálogo para identificar el sexismo en la publicidad
- Formación
Anuncios comentados
Recursos didácticos
Cursos-jornadas
- Documentación:
Noticias-opinión
Legislación
Publicaciones

Esta página es una maravilla para adentrarse en este mundo y pone a nuestra disposición no sólo lo que es y lo que debería ser, sino también una forma de participar en la regulación de este tipo de publicidad por parte de la ciudadanía.

A mí me ha encantado descubrirla y espero que a vosotros también.
http://www.iam-publicidad.org/


RAQUEL CORONADO ROBLES
HOSPITAL VALL D’HEBRON. BARCELONA

Artículos
Informes
- Formularios e informe de quejas
- Enlaces y recursos web

 
A las 20 de marzo de 2009, 13:13 , Anonymous Anónimo ha dicho...

El día 15 de septiembre de 2005 entró en vigor el Código de Autorregulación de la Publicidad de los Alimentos dirigida a menores (PAOS) cuyo objetivo es prevenir la obesidad y el sobrepeso, y sus consecuencias. Este código, que ( a dicha fecha) contaba con la adhesión de 33 empresas alimenticias ( espero que hoy sean más), se inscribe entre los acuerdos alcanzados por el Ministerio de Sanidad y Consumo y la Federación de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB) para fomentar entre la población unos hábitos de consumo saludables y la práctica regular de actividad física.

El objetivo del Código PAOS es guiar, mediante un conjunto de reglas y mecanismos, a las compañías adheridas en el desarrollo, ejecución y difusión de los mensajes publicitarios destinados a menores. Mediante este código se regulará la publicidad y el márketing destinado a niños con especial atención a los menores de doce años, el modo de presentación de los productos y la promoción de los mismos.

• Podéis seguir leyendo la noticia en http://www.lukor.com/hogarysalud/noticias/0509/14122730.htm

Es muy interesante y un buen ¿ principio?...porque yo me pregunto, ¿ cuántos años serán necesarios para encontrar un anuncio en el que una madre ponga en la mochila de su hijo una manzana para el recreo o de un plátano para merendar, en vez de una barrita de cereales con chocolate con la que así “se siente tranquila porque sabe que le gustará”?...disculpen, mi pregunta es demasiado tonta e idílica… la fruta no tiene MARCA.

RAQUEL CORONADO ROBLES
HOSPITAL VALL D’HEBRON. BARCELONA.

 
A las 20 de marzo de 2009, 22:12 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Velar por la idoneidad de esta información es también responsabilidad de las instituciones y expertos en comunicaciones. Como en esas fuentes puede haber fines ajenos a la terapéutica y la ciencia (p. ej., el afán de lucro), el equilibrio adecuado debe basarse en los principios de beneficencia, justicia y ausencia de maleficencia, además del respeto a la autonomía ya mencionado. Para los médicos y otros profesionales sanitarios, la ausencia de maleficencia no debe entenderse solamente en relación con su actividad personal, sino que ha de extenderse a las actividades de otros. Un experto que considere que la información proporcionada por una fuente o un medio cualquiera no es idónea ni confiable, o que puede llevar a comportamientos inadecuados, debe manifestarlo y evitar así las falsedades o perjuicios a los que pueda dar origen dicha información. Por otra parte, es responsabilidad de los profesionales, en su búsqueda de la equidad en el campo de la información, conseguir que ella sea accesible en la medida en que las audiencias pueden entenderla. Este principio de proporcionalidad afecta al lenguaje en que la información se comunica y al tipo de información que se difunde, la cual debe aspirar a conseguir un beneficio máximo para el mayor número de personas, respetando sus patrones culturales y su bienestar.
No es necesario que los expertos se transformen en censores públicos de la información para que esta demanda ética se vea satisfecha. Su verdadera obligación es considerar de una manera global lo que mejor satisface el bienestar general. No consiste en rechazar la publicidad o los intereses comerciales o de otra índole, puesto que sería ilusorio negar la influencia del mercado en la vida contemporánea. Velar por el bien común y la fe pública en la comunicación que afecta a la salud es un imperativo universal y parte de la responsabilidad de los profesionales. La prudencia es aquella virtud que permite resguardar la cantidad y calidad de la información de salud que se destina al público, que debe ser lo suficientemente explícita como para ser útil y lo suficientemente cautelosa para no generar alarma innecesaria. Debe, en síntesis, promover el bienestar y ser parte de él.
FRANCISCO JAVIER LAO BARÓN
ENFERMERO
HOSPITAL TORRECÁRDENAS

 
A las 20 de marzo de 2009, 22:13 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Velar por la idoneidad de esta información es también responsabilidad de las instituciones y expertos en comunicaciones. Como en esas fuentes puede haber fines ajenos a la terapéutica y la ciencia (p. ej., el afán de lucro), el equilibrio adecuado debe basarse en los principios de beneficencia, justicia y ausencia de maleficencia, además del respeto a la autonomía ya mencionado. Para los médicos y otros profesionales sanitarios, la ausencia de maleficencia no debe entenderse solamente en relación con su actividad personal, sino que ha de extenderse a las actividades de otros. Un experto que considere que la información proporcionada por una fuente o un medio cualquiera no es idónea ni confiable, o que puede llevar a comportamientos inadecuados, debe manifestarlo y evitar así las falsedades o perjuicios a los que pueda dar origen dicha información. Por otra parte, es responsabilidad de los profesionales, en su búsqueda de la equidad en el campo de la información, conseguir que ella sea accesible en la medida en que las audiencias pueden entenderla. Este principio de proporcionalidad afecta al lenguaje en que la información se comunica y al tipo de información que se difunde, la cual debe aspirar a conseguir un beneficio máximo para el mayor número de personas, respetando sus patrones culturales y su bienestar.
No es necesario que los expertos se transformen en censores públicos de la información para que esta demanda ética se vea satisfecha. Su verdadera obligación es considerar de una manera global lo que mejor satisface el bienestar general. No consiste en rechazar la publicidad o los intereses comerciales o de otra índole, puesto que sería ilusorio negar la influencia del mercado en la vida contemporánea. Velar por el bien común y la fe pública en la comunicación que afecta a la salud es un imperativo universal y parte de la responsabilidad de los profesionales. La prudencia es aquella virtud que permite resguardar la cantidad y calidad de la información de salud que se destina al público, que debe ser lo suficientemente explícita como para ser útil y lo suficientemente cautelosa para no generar alarma innecesaria. Debe, en síntesis, promover el bienestar y ser parte de él.
FRANCISCO JAVIER LAO BARÓN
ENFERMERO
HOSPITAL TORRECÁRDENAS

 
A las 21 de marzo de 2009, 11:18 , Blogger RMG ha dicho...

Me han gustado mucho las aportaciones que he ido leyendo. Por ejemplo el de Tere sobre las definiciones de publicidad engañosa, desleal… Al terminar de leerlo me he dado cuenta que existe mucha publicidad que pudiera ser encasillada dentro de uno de esos términos. Por ejemplo el anuncio de que don simon tiene más porcentaje de zumo que simon life.

Sobre comunicación-salud-medios de comunicación, estoy con Fernando en que no debemos de olvidar que perseguimos una bidireccionalidad. Por mucha información que se de a través de los medios de comunicación tenemos que recordar que es simplemente información dirigida a un gran número de personas de forma genérica. Para educar buscamos comunicar, y para ello es necesaria la interacción de la persona que escucha, adaptar los contenidos a su ser único. Por lo tanto antes de iniciar una campaña publicitaria en salud en medios de comunicación deberíamos de pensar si estamos informando o comunicando.

Y otro tema que me ha gustado mucho es el de los smoothies y el danacol. Yo aporto otro ejemplo y es el de la leche enriquecida en calcio y noseque tropecientas vitaminas más. La población creo que está muy confusa y piensa que cuanto más tenga la leche mejor.

Y por último, un tema que se que le gusta a Jorge. Me llama la atención los últimos anuncios de leche artificial materna, en especial el de la marca “Almiron”, donde primero dice que la mejor leche es la materna y que luego si decides dejar de dar el pecho pues tienen a su disposición la de Almirón porque bla bla bla… bueno aquí teneis el enlace al anuncio: http://www.almiron.es/es/video_almiron.html

Rubén Mirón González
Enfermero

 
A las 28 de marzo de 2009, 18:33 , Anonymous Anónimo ha dicho...

De acuerdo con todas las aportaciones de mis compañeros por la versatilidad de temas y la verdad en cada una de ellas, quisiera hacer la aportacion de que la publicidad normalmente y generalmente tiene la funcion de comunicar pero no siempre de la manera y forma correcta.Como ya se ha comentado ampliamente en el foro, sobre todo con la aportacion de Paco, casi siempre hay detras unos intereses economicos por lo que se publicita, con lo que da igual si es bueno o malo, si confunde a la poblacion o no, el caso es poner de moda un determinado articulo, bebida, prenda de vestir....Vivimos en una globalidad y en un alto desarrollo tecnologico que avanza tan deprisa, que todo vale, hay un constante bombardeo de informacion y de contradicciones en la publicidad que no podemos asimilar. En salud la publicidad es buena en el sentido de que todos podemos estar informados por diferentes y diverosos medios, pero no tan buena en el contenido y la contradiccion que a veces genera,como ya he comentado antes.



VICTOR M. BARBERO LOPEZ
HOSPITAL PONIENTE EL EJIDO

 
A las 28 de marzo de 2009, 19:42 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Cerigua. en uno de sus artículos habla de como uno de los estudios realizados sobre la publicidad, relacionaba la cercanía de la misma, en este caso del tabaco, a cómo influía negativamente en la salud.

Es un estudio realizado en Guatemala y Buenos Aires, y cómo el producto, por ejemplo, en los supermercados, estaba a una altura a la vista de los niños, y sobre todo, esta publicidad estaba cerca de centros de estudio, librerías, zona de juego de niños, y en carteles luminosos muy llamativos.

LUIS MAGAÑA HERNÁNDEZ
ENFERMERO HOSPITAL DE PONIENTE. EL EJIDO

 
A las 29 de marzo de 2009, 19:59 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Según un estudio realizado por Jose Antonio Díaz Rojo, acerca del "Lenguaje y reclamos de salud en la publicidad de los alimentos":
La promoción comercial de los alimentos por medio de la apelación a la salud es uno de los procedimientos más utilizados por la publicidad. Este artículo describe los tipos de reclamos de salud empleados en la publicística alimentaria y su aplicación en España. De acuerdo con nuestra legislación vigente, se prohibe el uso de reclamos que relacionen un alimento con la curación o prevención de una enfermedad. Sin embargo, la publicidad emplea, de forma directa o velada, este tipode reclamos mediante el uso de diversos recursos lingüisticos.
El lenguaje de la publicidad y el etiquetado promocional de los alimentos convencionales está muy influido por una visión medicalizada de la nutrición. El empleo de la salud-y más concretamente de una visión subjetiva de la salud- como reclamo publicitario es un reflejo del sanismo y del somatocentrismo que invaden la sociedad actual.

Mª MERCEDES GARCÍA FERNÁNDEZ
ENFERMERA HOSPITAL PONIENTE EL EJIDO

 
A las 29 de marzo de 2009, 20:09 , Anonymous Anónimo ha dicho...

He encontrado un artículo en el cual Sanidad pide la retirada del anuncio de la hamburguesa doble Whopper; se considera que Burguer King "debe retirar" su última campaña publicitaria en televisión sobre la doble hamburguesa Whopper. Al margen de los asuntos "estéticos" denunciados por el Partido Socialista y el Instituto de la Mujer, el anuncio "vulnera" los acuerdos sobre promoción de raciones gigantes que la empresa adquirió en el marco de la Estrategia sanitaria contra la obesidad (NAOS).

"Las empresas que firmaron los acuerdos de la estrategia NAOS deben de cumplirlos. No se denuncia a las empresas ante los tribunales, se denuncia el acuerdo y, por tanto, quien no cumple un acuerdo al que se ha comprometido no puede seguir formando parte de ese acuerdo", ha sentenciado Salgado, quien ha añadido que son los hosteleros que firmaron con Burger King en acuerdo contra la obesidad quienes podría decidir en dos semanas su expulsión del grupo.


Como veis, en ciertos ocasiones la pubicidad es tan ifluyente en la sociedad, que deben intervenir, como en dicho caso Sanidad y Consumo, se pone en riesgo la salud de los ciudadanos (en dicho caso, especialmente la juventud).

LUIS MAGAÑA HERNÁNDEZ
ENFERMERO HOSPITAL DE PONIENTE. EL EJIDO

 
A las 31 de marzo de 2009, 21:11 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Actualmente nos encontramos en un mundo donde los medios de comunicación son un arma fundamental para lograr diferentes tipos de poder: de venta, de credibilidad, de inducción, promoción de salud... Es por esto que hablar de los medios y la educación hoy en día significa integrarlos, y lo más importante hacer un buen uso de ellos.

Vivimos en una sociedad en la que la tecnología ha avanzado notablemente y no se puede omitir la interacción y el contacto con estas herramientas informativas que cada milésima de segundo están trasmitiendo mensajes.
A la vez que la comunicación nos muestra aspectos positivos, también influye, desgraciadamente, de forma negativa en nuestra salud.

Mª MERCEDES GARCÍA FERNÁNDEZ
ENFERMERA HOSPITAL PONIENTE EL EJIDO

 
A las 31 de marzo de 2009, 21:12 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Actualmente nos encontramos en un mundo donde los medios de comunicación son un arma fundamental para lograr diferentes tipos de poder: de venta, de credibilidad, de inducción, promoción de salud... Es por esto que hablar de los medios y la educación hoy en día significa integrarlos, y lo más importante hacer un buen uso de ellos.

Vivimos en una sociedad en la que la tecnología ha avanzado notablemente y no se puede omitir la interacción y el contacto con estas herramientas informativas que cada milésima de segundo están trasmitiendo mensajes.
A la vez que la comunicación nos muestra aspectos positivos, también influye, desgraciadamente, de forma negativa en nuestra salud.

Mª MERCEDES GARCÍA FERNÁNDEZ
ENFERMERA HOSPITAL PONIENTE EL EJIDO

 
A las 31 de marzo de 2009, 22:18 , Anonymous Anónimo ha dicho...

la hora de vender un producto la publicidad afecta de forma directa y en un modo agresivo al ser humano; esto se ve claramente cuando determinada compañía fabricante de x producto decide lanzarse al mercado, su idea básica como empresa fabricante es la de vender su mercancía, sin embargo para el publicista es mas fácil venderle al publico un estilo de vida en vez de unos simples pantalones.

A la hora de ver cualquier reclamen publicitario en cualquier medio ya sea en una revista, una valla o en televisión podemos observar que al patrocinar un desodorante corporal, no nos están vendiendo el desodorante en si, sino que nos venden la aventura, el poder desafiarlo todo sin temor alguno a lastimarnos, el sentirnos seguros de alcanzar nuestras metas; en este sentido la publicidad influye mucho en nosotros los seres humanos por que quien no desea ser joven eternamente, ser sexy, invencible y mientras tengamos miedos, inseguridades y deseos de una vida distinta la publicidad tendrá un camino infinito de posibles sueños para vendernos.

Sobre la publicidad se han pronunciado cientos de análisis, dejando a un lado la diversidad de criterios, la mayoría de los análisis tienen un punto en común, tratar de la publicidad en un sentido unidireccional, es decir, pronunciarse sobre la influencia o los efectos de esta sobre los individuos y la sociedad.

Sin embargo resulta obvio que la publicidad constituye tanto una causa como un efecto, aun siendo lugar común en los estudios sobre los efectos económicos de la publicidad no ha sido aun tomado en cuenta por los estudios relativos a los efectos psicoculturales.

El mejor modo de estudiar los efectos de la publicidad es considerarla como una fuerza siempre relativa, en relación con, pues probablemente lo mas característico de la publicidad sea su carácter prestatario, su parasitismo y dependencia de otras fuerzas y fenómenos socioculturales.

No es posible comprender la publicidad sin comprender a la sociedad, sociedad de consumo o del bienestar al menos es un sentido programático. De hecho, la mayoría de los críticos de la publicidad cuando se refieren a esta se están refiriendo al consumo, como fenómeno articulador de lo social. Es lógico si tenemos en cuenta que la publicidad es el elemento más visible de la sociedad de consumo.

Mª Esther Arriola Aguilar
Centro Salud Lorca Sur (Consultorio La Torrecilla)
Lorca – Murcia

 
A las 31 de marzo de 2009, 22:22 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Influencia de la publicidad sobre el consumo de bebidas alcohólicas y tabaco

Aunque se trate de productos diferentes, el tabaco y el alcohol tienen mucho en común. Desde el punto de vista de la salud, ambos productos generan adicción y enfermedades de todos conocidas, lo que a su vez tiene muy negativas consecuencias económicas tanto por absentismo laboral como por costo clínico derivado.

"Para establecer el grado de influencia de la publicidad sobre el consumo de alcohol y tabaco debe tenerse en cuenta algo obvio como es que ese consumo es objeto de una doble promoción: la explicita de la propia publicidad y la implícita presentada como recurso artístico en la pantalla". (1)

La simple eliminación de la publicidad de tabaco y alcohol no será capaz de reducir el consumo, ya que la promoción implícita sigue y seguirá en pleno vigor. Además, esta promoción no se deriva sólo de formas no publicitarias de la comunicación de masas, sino que proviene de otros factores sociales coadyuvantes.

(1)León, José Luis. Efectos de la Publicidad. (1996). Páginas: 188-189

Mª Esther Arriola Aguilar
Centro Salud Lorca Sur (Consultorio La Torrecilla)
Lorca – Murcia

 
A las 31 de marzo de 2009, 22:25 , Anonymous Anónimo ha dicho...

La Influencia de las bebidas alcohólicas en los adolescentes

Las bebidas alcohólicas suelen aparecer asociadas con el éxito social, en los negocios o en el deporte. Los momentos más románticos se acompañan con vino o champagne. La cerveza patrocina a la selección nacional de fútbol. Y la lista podría seguir indefinidamente.

Muchas cosas generan que el adolescente beba, entre ellas la presión de los grupos de adolescentes. A menudo, el consumo de alcohol es exaltado como un reto que convierte el abuso en un falso valor. Hay, además, una cultura que favorece el consumo del alcohol.

Mª Esther Arriola Aguilar
Centro Salud Lorca Sur (Consultorio La Torrecilla)
Lorca – Murcia

 
A las 2 de abril de 2009, 17:40 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Comentario respecto a los bios, danacol, productos naturales… Mi opinión es que es más comodo tomar una pastilla, un liquido, un yogurt… que tomar las riendas de mi salud y ser responsable y consecuente con ella. ¿Prima la salud o la imagen de estar sano? ¿quiero ser responsable de mis acciones o por el contrario me quiero creer lo que me diga la publicidad?. Mal vamos o yo por lo menos lo veo así

Un saludo

Jorge Díaz Sáez
Enfermero
Unidad de hospitalización de maternidad
Hospital de Huercal-Overa (Almería)

 
A las 26 de abril de 2009, 18:31 , Anonymous Anónimo ha dicho...

¿Hacia dónde quiero ir? Esa es la pregunta que debemos hacernos si queremos tener las riendas de nuestra vida en este mundo de posibilidades. ¿Quiero afrontar el reto de que mi salud es algo que me concierne exclusivamente a mi? ¿o quiero tener una actitud cómoda y fácil donde me digan que es lo que debo hacer, sin cuestionarme mas allá?

Lucía Ortega
Enfermera,
Hospital La Inmaculada de Huercal-Overa

 
A las 26 de abril de 2009, 20:32 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Como aportación a lo dicho por Jorge, he encontrado una noticia sobre la mentira del milagroso yogur activia de danone, predica que gracias a un nuevo componente su consumo mejora el transito intestinal.
¿Nuevo componente? Quieren vendernos que las investigaciones científicas también forman parte de su equipo, y que la ciencia avala su producto, cuando en realidad, su nuevo componente, el bífidus Acti Regularis, es tan científico como su nombre, es decir, inventado. ¿Cómo el nombre de un lactobacilo va a estar compuesto por la palabra del producto “acti”, de activia, más “regularis” que quiere meter en las mentes a las personas la idea de regularidad?
La familia de lactobacilos bífidus existe en realidad, su descubrimiento se realizó en las heces de los bebés que se alimentaban a base de leche materna. Esta familia está formada por:
-B. Longun
-B. Fijidum
-B. Infantis
-B. Breve
En ningún momento existe el componente Acti Regularis. Pero los inventos de danone han ido más allá y han añadido a la lista anterior otro componentes.

Youtube: Activia Valeria Vereau
Un saludo
Pilar Ortega Uribe
Enfermera
Hospital de Huércal-Overa Almería)

 
A las 26 de abril de 2009, 20:44 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Aunque la publicidad tiene efectos negativos sobre la salud, yo creo que estamos cada vez más críticos e intentamos que no nos influya negativamente. Contestan un poco a la pregunta de Lucia.
He encontrado el Premio a la mentira publicitaria más insolente es un galardón que otorga Foodwatch, una asociación de Alemania sin ánimo de lucro que intenta defender los intereses y derechos de los consumidores alemanes, y denunciar algunas de las prácticas de la industria agroalimentaria. Foodwatch realiza análisis e investigaciones independientes sobre los alimentos para determinar sus componentes, denuncia las prácticas publicitarias engañosas, etc.
En este caso, el Premio a la mentira publicitaria más insolente (Goldener Windbeutel 2009) no es algo que las empresas puedan aplaudir, ya que se trata de una denuncia sobre sus prácticas. Pues bien, el premio ha sido otorgado a la multinacional de productos alimenticios Danone por uno de sus productos estrella, el producto lácteo probiótico actimel.
Según denuncia Foodwatch, la campaña de Actimel es un burdo engaño, recordemos que el eslogan es “Actimel activa tus defensas”, la asociación explica que Actimel no protege frente a las enfermedades y aunque sí refuerza el sistema inmunológico, no lo hace tan eficazmente como lo puede hacer un yogur tradicional. Por otro lado, Foodwatch argumenta que el precio del producto es hasta cuatro veces más caro que un yogur y además es mucho más azucarado. Finalmente concluye que la campaña saludable que gira en torno a Actimel es puro cuento.
El Premio a la mentira publicitaria más insolente se ha otorgado mediante votación popular vía Internet a través de la página de esta asociación. Actimel fue el producto galardonado por mayoría absoluta, de los 35.000 votantes, el 47% voto a este producto.
Pilar Ortega uribe
Enfermera
Hospital de Huércal-Overa (Almeria)

 
A las 24 de marzo de 2010, 17:38 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Un estudio realizado por los profesores de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, trata sobre los efectos de la publicidad en los jóvenes de hoy en día, y se llega a la conclusión de que los valores que se transmiten a través de los anuncios publicitarios ayudan o favorecen a que los adolescentes tengan actitudes de irresponsabilidad, consumismo y superficialidad ante la vida. Los estereotipos que se muestran en los spots televisivos se ciñen a perfiles artificiales y lejanos a la vida real, bajo la ley de la estética ideal, presentando ideas superficiales sobre el colectivo juvenil. La fuerte presión que ejerce la publicidad sobre los menores, se convierte en perjudicial en la medida en que éstos reciben mensajes irreales que perciben como naturales, lo que puede producir una acusada insatisfacción al entrar en la edad adulta.
Imágenes atractivas, el gran valor que se otorga al ocio y al entretenimiento por encima de otros principios, los estereotipos sexuales inadecuados, estas son entre otras las ideas que se califican como perjudiciales e influyen negativamente en los valores que los adolescentes van absorbiendo a medida que se desarrollan. Finalmente, partiendo de estos resultados, se reclama un mayor compromiso para llevar a cabo una actuación conjunta, que se dirija a fomentar actitudes de responsabilidad, igualdad y trascendentalidad vital.

Aunque se trate de productos diferentes, el tabaco y el alcohol tienen mucho en común. Desde el punto de vista de la salud, ambos productos generan adicción y enfermedades de todos conocidas, lo que a su vez tiene muy negativas consecuencias económicas tanto por absentismo laboral como por costo clínico derivado.

"Para establecer el grado de influencia de la publicidad sobre el consumo de alcohol y tabaco debe tenerse en cuenta algo obvio como es que ese consumo es objeto de una doble promoción: la explícita de la propia publicidad y la implícita presentada como recurso artístico en la pantalla".

La simple eliminación de la publicidad de tabaco y alcohol no será capaz de reducir el consumo, ya que la promoción implícita sigue y seguirá en pleno vigor. Además, esta promoción no se deriva sólo de formas no publicitarias de la comunicación de masas, sino que proviene de otros factores sociales coadyuvantes.

Bibliografía consultada

- León Sáez J.L.; “Los Efectos de la Publicidad”; Ed. Ariel; Barcelona 1996; Págs. 188 – 189.

Miguel Jesús Rodríguez Arrastia
Enfermero. Centro de Estancia Diurna Almería (El Parador - Roquetas de Mar)

 
A las 29 de marzo de 2010, 17:29 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Está claro que la publicidad puede crear un efecto negativo en la salud. Es preocupante el uso, o mejor dicho, el abuso que hacen algunas empresas de la publicidad; sobre todo cuando es publicidad engañosa relacionada con nuestra salud. Me parecen muy interesantes los datos encontrados sobre la retirada de productos adelgazantes.
En abril de 2008, se publicó en el País, la retirada del producto adelgazante Depuralina por efectos adversos. La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición tomó esta decisión porque se dieron cinco casos de reacciones adversas graves, descubriendo que el producto no estaba registrado ni como medicamento ni como complemento a la dieta. Depuralina salía en los medios de comunicación como un compuesto destinado al adelgazamiento, la mejora del tránsito intestinal, además de otros aparentes beneficios.
Sanidad inmoviliza el producto adelgazante depuralina por efectos adversos. El País, Abril, 2008. Artículo disponible en http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Sanidad/inmoviliza/producto/adelgazante/Depuralina/efectos/adversos/elpepusoc/20080409elpepusoc_2/Tes
Otra noticia interesante es la que aparece en 2007 sobre la retirada de un cinturón adelgazante por su peligrosidad. Dicho cinturón se anunciaba en televisión, siendo retirado por la Unión Europea, aunque se puede seguir comprando por internet.
Artículo disponible en: www.20minutos.es
Recientemente ha sido retirado otro producto adelgazante, Reductil, ya que el beneficio esperado no supera los riesgos potenciales. Sanidad ha pedido a los médicos que a partir del próximo 1 de febrero no prescriban el adelgazante Reductil y a los farmacéuticos que no lo dispensen ante la suspensión cautelar en Europa de la comercialización de sibutramina.
Artículo disponible en: www.elcorreo.com
Estos son solo una pequeña muestra de los muchos productos adelgazantes retirados del mercado.
Como vemos a menudo estamos expuestos a publicidad engañosa, que puede tener efectos negativos sobre nuestra salud. La desesperación por tener un cuerpo diez, puede hacernos caer en productos “milagrosos” que generalmente suelen ser nocivos, y que aparecen en la publicidad sin ningún tipo de escrúpulos. La preocupación por el cuerpo ha hecho que muchas empresas ilegales ganen dinero a costa de nuestra salud. El problema es que como aparece en la 2º noticia, sigue existiendo por internet, por lo que de una manera u otra siguen siendo accesibles al mercado. Debemos tener cuidado con lo que se nos ofrece, y tener una visión crítica sobre aquellos productos que queremos comprar y que pueden tener efectos sobre nuestra salud.


Verónica Márquez Hernández.
Enfermera con beca en áreas de conocimiento deficitarias. Departamento de Enfermería. UAL.

 
A las 29 de marzo de 2010, 18:46 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Está claro que la publicidad puede crear un efecto negativo en la salud. Es preocupante el uso, o mejor dicho, el abuso que hacen algunas empresas de la publicidad; sobre todo cuando es publicidad engañosa relacionada con nuestra salud. Me parecen muy interesantes los datos encontrados sobre la retirada de productos adelgazantes.
En abril de 2008, se publicó en el País, la retirada del producto adelgazante Depuralina por efectos adversos. La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición tomó esta decisión porque se dieron cinco casos de reacciones adversas graves, descubriendo que el producto no estaba registrado ni como medicamento ni como complemento a la dieta. Depuralina salía en los medios de comunicación como un compuesto destinado al adelgazamiento, la mejora del tránsito intestinal, además de otros aparentes beneficios.
Sanidad inmoviliza el producto adelgazante depuralina por efectos adversos. El País, Abril, 2008. Artículo disponible en http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Sanidad/inmoviliza/producto/adelgazante/Depuralina/efectos/adversos/elpepusoc/20080409elpepusoc_2/Tes
Otra noticia interesante es la que aparece en 2007 sobre la retirada de un cinturón adelgazante por su peligrosidad. Dicho cinturón se anunciaba en televisión, siendo retirado por la Unión Europea, aunque se puede seguir comprando por internet.
Artículo disponible en: www.20minutos.es
Recientemente ha sido retirado otro producto adelgazante, Reductil, ya que el beneficio esperado no supera los riesgos potenciales. Sanidad ha pedido a los médicos que a partir del próximo 1 de febrero no prescriban el adelgazante Reductil y a los farmacéuticos que no lo dispensen ante la suspensión cautelar en Europa de la comercialización de sibutramina.
Artículo disponible en: www.elcorreo.com
Estos son solo una pequeña muestra de los muchos productos adelgazantes retirados del mercado.
Como vemos a menudo estamos expuestos a publicidad engañosa, que puede tener efectos negativos sobre nuestra salud. La desesperación por tener un cuerpo diez, puede hacernos caer en productos “milagrosos” que generalmente suelen ser nocivos, y que aparecen en la publicidad sin ningún tipo de escrúpulos. La preocupación por el cuerpo ha hecho que muchas empresas ilegales ganen dinero a costa de nuestra salud. El problema es que como aparece en la 2º noticia, sigue existiendo por internet, por lo que de una manera u otra siguen siendo accesibles al mercado. Debemos tener cuidado con lo que se nos ofrece, y tener una visión crítica sobre aquellos productos que queremos comprar y que pueden tener efectos sobre nuestra salud.


Verónica Márquez Hernández.
Enfermera con beca en áreas de conocimiento deficitarias. Departamento de Enfermería. UAL.

 
A las 29 de marzo de 2010, 19:53 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Al igual que existe la creencia generalizada del valor positivo del ejercicio físico sobre la salud, hay que señalar que el ejercicio físico también puede tener como contrapartida una serie de efectos negativos, sobre todo cuando es realizado de forma inadecuada por la imprecisión en cuanto al tipo de ejercicio físico, volumen, frecuencia e intensidad de su realización y los objetivos que vamos a alcanzar.

Exceso de ejercitación, la punzante presión que ejercen los medios y la publicidad en el aspecto físico ideal, no solo se refleja en trastornos alimenticios en la mujer, como la bulimia y anorexia, sino que también está afectando a los hombres por medio de una variedad de trastornos denominados TANE (trastorno alimenticio no especifico).

También conocido como "vigorexia" o como “deformación muscular” el trastorno consiste en una obsesión por el cuerpo que afecta en mayor grado a los hombres y los lleva a realizar ejercicio en exceso con el fin de tonificar más y más sus músculos sin llegar nunca a un estado de conformidad.

Estas personas pueden dejar de ir a eventos porque no se sienten a gusto con su cuerpo, llegan a dejar el trabajo por no querer interrumpir el ejercicio y de hecho continúan ejercitándose incluso soportando dolor y lastimaduras.

Al igual que pasa en la anorexia, este trastorno termina afectando la imagen de la persona que adquiere una apariencia musculosa pero de todas maneras no quiere mostrarse porque siente vergüenza de sí mismo y considera que su cuerpo no es lo suficientemente musculoso aún.

Cosas que pueden ser muy saludables llevándolas a cabo y tomándolas convenientemente, como el ejercicio físico y la dieta equilibrada, pueden llegar a ser, con una mala interpretación o sin llevarlos a cabo en su justa medida, realmente mortales y causantes de graves enfermedades.

Bibliografía utilizada:

Wikipedia, la enciclopedia libre. Sede web [http://es.wikipedia.org] 2010. “Ejercicio físico”. [Acceso el 29 de Marzo de 2010][Aproximadamente 4 pantallas]. Disponible en: http://es.wikipedia.org/wiki/Ejercicio_f%C3%ADsico

Carmen Ropero Padilla
Enfermera en Centro de Día en Aguadulce(Almería).

 
A las 29 de marzo de 2010, 23:32 , Anonymous Anónimo ha dicho...

t

 
A las 30 de marzo de 2010, 11:50 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Cierto es, que la publicidad puede crear hábitos de vida saludables como no saludables.
Sin ir más lejos, todos los días en la televisión podemos contemplar anuncios que, producen hábitos no saludables.
Un ejemplo de ésto serían los anuncios de bollería industrial para merendar o para el recreo del colegio. Ya se sabe, que son más cómodos pues no necesitan preparación como pudiera serlo un bocadillo y, por tanto más rápidos... pero ¿porque tiene que primar la rapidez a la salud?
No podemos influenciarnos porque una barrita de cereales, nos digan, que contiene medio vaso de leche... esa es la alimentación que queremos??
Es sin duda, uno de los puntos que con mayor frecuencia tocan los medios televisivos, principalmente en horario infantil, incentivando así a los niños para que los padres al llevarlos a los comercios, se los compren.
Recuerdo que hace algún tiempo, salía en la tele, un anuncio de naranjas clementinas... por qué no siguen fomentando nuestra dieta mediterránea?? Por qué no ponen más información?? Porque en el fondo de la cuestión, como la mayoría de las veces, prima el dinero.
El dinero que gana la empresa la cual fabrica el producto al venderlo, los intermediarios, las cadenas televisivas con la publicidad... e incluso, en un punto extremo, podríamos decir que hasta los dietistas en su consulta privada al implantar al niño obeso o mal alimentado, una buena dieta.

Miremos por nuestra salud y por la de quienes nos rodean, sin dejarnos persuadir por lo rápido, lo bonito o todo aquello que quieran vendernos gracias a la publicidad.

MERCEDES LIROLA CRIADO.
ENFERMERA.

 
A las 30 de marzo de 2010, 12:05 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Como bien sabemos, la publicidad puede causar tantos hábitos de vida saludables como no saludables.

Uno de los puntos en los que, creo que más se incita a conseguir hábitos de vida no saludables, es en lo referente a la alimentación, especialmente en los niños.

Como es sabido, muchas madres, por rapidez, por comodidad, en lugar de prepararles al niño un bocadillo para el colegio o para la merienda, directamente les dan algún producto derivado de la bollería industrial.

Cierto es que es más rápido y no supone el "esfuerzo" de tener que preparar el bocadillo, pero... es realmente lo más sano??

Decir, que gran parte de estos productos, se ofertan por televisión en horario infantil, pues saben que los niños son un sector de población fácil de persuadir y que, al ir al supermercado, posiblemente les pedirán a los padres que se lo compren.

Aquí, como en otros casos, prima el dinero.
El dinero que gana la fábrica que lo produce, los intermediarios, la televisión al anunciarlos... pero realmente estamos mirando por la salud de ese niño?
Hasta en un caso extremo, podríamos decir, que gana dinero hasta el dietista al cual pudiera acudir con su madre para ponerle una dieta más correcta.

Recuerdo algunos años, en televisión, un anuncio de naranjas clementina... donde están? por qué desaparecieron esos anuncios si realmente es lo sano? Dónde está nuestra dieta mediterránea?

Dejémonos de influenciar por lo bonito, lo rápido y lo cómodo... y veamos lo que realmente es bueno para nuestra salud.

MERCEDES LIROLA CRIADO.
ENFERMERA.

 
A las 2 de abril de 2010, 22:46 , Anonymous Anónimo ha dicho...

La publicidad, no es más que otra manera de comunicación que efectivamente como se ve ámpliamente comentado en el foro y por lo que he leído y visto sobre el tema, puede provocar y de echo provoca influencias negativas sobre la población.
La publicidad es un mercado económico muy fuerte detrás del que hay muchos intereses y mucha competencia. La publicidad es un instrumento eficaz para difundir mensajes comerciales correctos, pero también se recurre a ella para lanzar mensajes bastante menos positivos. La falta de ética en el mercado se convierte en la falta de ética de la publicidad: se cae en la tentación de usar en los mensajes la denigración o la imitación falaz de los rivales, la exageración o la omisión engañosas, la simple y llana mentira, las imágenes impactantes que llamen la atención y provoquen el escándalo . La publicidad se convierte en manos de quienes no respetan sus normas en una fuente de mensajes agresivos, falsos y engañosos que causan un perjuicio injustificado. Primero. a los consumidores: pero también a la propia publicidad.

Bibliografía:Autora: Rpta. Castro Ramos.Publicidad y ética. * Revista Latinoamericana de Comunicación Social.

Enero del 2000 – Número 25

Elizabeth Esteo Cano.
Enfermera Hospital de Poniente.

 
A las 4 de abril de 2010, 21:25 , Anonymous Anónimo ha dicho...

La publicidad es una forma de comunicación destinada a persuadir a un público (los espectadores, lectores u oyentes) para tomar alguna acción, como bien indica esta definición de publicidad esta trata de persuadir al espectador por ello muchas veces esta persuasión nos lleva a la población a cometer hábitos de vida que no son saludables o simplemente a crearnos una imagen de perfección que no es adecuada. Uno de los temas mas debatidos en este sentido son las modelos de publicidad, tan delgadas y tan guapas, que en muchas adolescentes son tomadas como modelo a seguir y en muchas ocasiones provocan en la sociedad anorexia y bulimia, aunque también es cierto que en estos campos se esta intentando producir un cambio, pero aun así continúan siendo un modelo a seguir. También tenemos que nombrar todos los productos altos en grasas que hoy día son anunciados tanto en la tele como en panfletos, estos hacen que sea una forma fácil de merienda o almuerzo, y consuelan a muchas madres comunicando que tienen alta cantidad de leche, pero no critican la cantidad de grasa que conllevan.
No nos podemos olvidar de Internet, hoy día mucha gente padece una enfermedad o alguna anomalía que hace que por medio de Internet busque su patología en paginas que en muchas ocasiones no son fiables, y que sigan unos hábitos de vida que no son los adecuados, o que simplemente alarmen de enfermedad sin motivo y que en muchos casos hacen que aparezcan síntomas hipocondríacos. Otro ejemplo de publicidad, pero en este caso sobre una pandemia como es el caso de la Gripe A, hizo que la sociedad se asustara, y saturaran muchos de los servicios sanitarios, quizás con un simple resfriado, pero por el miedo creado por los medios hizo que esta gente fueran a los servicios de salud alarmados, por creer poseer la gripe A.
Por todo esto la publicidad en muchos casos actúa de una forma negativa en la salud.
Irene Martínez Martínez.
Enfermera
Estudio Master en ciencias de enfermería

 
A las 6 de abril de 2010, 19:36 , Anonymous Anónimo ha dicho...

La publicidad es una forma de comunicación masiva a la que recurren las empresas industriales y comerciales para hacer llegar un mensaje a un grupo predeterminado de consumidores con el fin de adquirir, de desarrollar o de mantener su clientela para un producto o servicio.
En la publicidad no hay nada intrínsecamente bueno o malo, ya que solo es una herramienta que se utiliza para persuadir al consumidor.
Algunas veces puede tener un impacto perjudicial o negativo sobre algunos sectores de la sociedad o sobre personas individuales.
Esta situación puede presentarse cuando la publicidad presenta al público artículos perjudiciales o totalmente inútiles, y hace promesas falsas sobre estos productos. Esta es conocida como publicidad engañosa.
Por ejemplo, son muchas las pastillas y otros milagros adelgazantes que pretenden hacernos perder peso sin esfuerzo. Diuréticos, “quita-hambre”, quemadoras de grasa… de venta en farmacias, parafarmacias, herbolarios, internet…
Otro gran problema son las multinacionales del sector alimentario, que se dedican a producir alimentos con bajo valor nutritivo y alto beneficio económico. Las redes de distribución de la industria de refrescos funcionan a la perfección asegurando el fácil acceso y la disponibilidad de sus productos a cualquier hora y en cualquier lugar, a través de expendedoras de refrescos, por ejemplo en institutos, colegios, universidades y otros lugares públicos.
También me ha llamado la atención productos como la “Coca cola”. Según un artículo encontrado, algunos ingredientes de los que contiene pueden ser nocivos para la salud. Entre los ingredientes “conocidos” de la misteriosa fórmula secreta Coca Cola se encuentra el ácido fosfórico, que provoca desmineralización ósea.
Los refrescos de cola contienen una sustancia ‘potencialmente adictiva’, la cafeína, extraída de la nuez de cola, otro de los ingredientes de la famosa fórmula. Esta sustancia, consumida en módicas cantidades (20 mg.) es un estimulante del sistema nervioso que produce sensaciones agradables, pero si se ingiere en cantidades elevadas (400 a 600 mg.) puede provocar insomnio, taquicardia, dolores de cabeza y hasta ataques de ansiedad.
Por todo ello debemos de valorar todos los productos que la publicidad nos ofrece y sobre todo que repercusión pueden tener en nuestra salud.

Tania Segura Guillén
Enfermera

 
A las 7 de abril de 2010, 20:46 , Anonymous Anónimo ha dicho...

En la publicidad, como habéis comentado muchos de vosotros, hay ocasiones en las que nos encontramos productos que a priori son saludables, ayudándonos a mantener la línea, aportando beneficios nutritivos, mejorando nuestras defensas y un largo etcétera, pero que en realidad, no suponen hábitos de vida saludables sino, más bien, todo lo contrario. El hecho de que cambiemos una fruta por un bote que dice tener las propiedades de dos piezas de fruta, o un almuerzo por una barrita energética como ciertas publicidades animan a hacer, no parecen ser unos cambios de hábitos muy saludables.
La actividad publicitaria debe estar regulada por principios de veracidad, exactitud, transparencia y competencia leal (particularmente esencial en la publicidad sanitaria para salvaguardar el principio de protección de la salud). Además, en España existe legislación que regula la publicidad sanitaria, en el año 1996 se dicta una norma, el Real Decreto 1907/96: Publicidad y promoción comercial de productos, actividades o servicios con pretendida finalidad sanitaria. Esta ley prohíbe la atribución de una serie de propiedades a productos, sistemas, profesionales sanitarios, etc.; que pueden causar confusión al consumidor.
Sin embargo, siguen existiendo empresas que buscan el más mínimo resquicio, llegando a hacer juegos semánticos, para intentar evadir quedar bajo estas normas citadas. También en muchos casos el asunto acaba en los tribunales y mientras el producto ya ha hecho la publicidad y se ha vendido lo suficiente como para que la sanción administrativa o penal que se imponga a la empresa no sea significativa, frente a las ganancias que ha tenido.
Si queréis mas información podéis consultar la siguiente bibliografía:
Publicidad sanitaria C. Pérez de Ciriza ,P. Valencia.
Los productos milagro y la ley en España. Dr. D. José M. Esteban Fernández



Cristina Pérez Aparicio
Enfermera. Máster Ciencia de la Enfermería. Almería.

 
A las 9 de abril de 2010, 18:20 , Anonymous Anónimo ha dicho...

En la publicidad, como habéis comentado muchos de vosotros, hay ocasiones en las que nos encontramos productos que a priori son saludables, ayudándonos a mantener la línea, aportando beneficios nutritivos, mejorando nuestras defensas y un largo etcétera, pero que en realidad, no suponen hábitos de vida saludables sino, más bien, todo lo contrario. El hecho de que cambiemos una fruta por un bote que dice tener las propiedades de dos piezas de fruta, o un almuerzo por una barrita energética como ciertas publicidades animan a hacer, no parecen ser unos cambios de hábitos muy saludables.

La actividad publicitaria debe estar regulada por principios de veracidad, exactitud, transparencia y competencia leal (particularmente esencial en la publicidad sanitaria para salvaguardar el principio de protección de la salud). Además, en España existe legislación que regula la publicidad sanitaria, en el año 1996 se dicta una norma, el Real Decreto 1907/96: Publicidad y promoción comercial de productos, actividades o servicios con pretendida finalidad sanitaria. Esta ley prohíbe la atribución de una serie de propiedades a productos, sistemas, profesionales sanitarios, etc.; que pueden causar confusión al consumidor.

Sin embargo, siguen existiendo empresas que buscan el más mínimo resquicio, llegando a hacer juegos semánticos, para intentar evadir quedar bajo estas normas citadas. También en muchos casos el asunto acaba en los tribunales y mientras el producto ya ha hecho la publicidad y se ha vendido lo suficiente como para que la sanción administrativa o penal que se imponga a la empresa no sea significativa, frente a las ganancias que ha tenido.

Si queréis mas información podéis consultar la siguiente bibliografía:

Publicidad sanitaria C. Pérez de Ciriza ,P. Valencia.

Los productos milagro y la ley en España. Dr. D. José M. Esteban Fernández







Cristina Pérez Aparicio

Enfermera. Máster Ciencia de la Enfermería. Almería.

 
A las 15 de abril de 2010, 13:38 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Como bien apuntáis todos, la publicidad puede en determinadas ocasiones crear un efecto negativo en la salud.
Igual puede cambiar actitudes positivas también puede hacer el efecto boomerang, de que depende esto; pues efectivamente del receptor, el mensaje y el emisor.

Como comentan mis compañeras en el tema de las dietas, la imagen creada por la sociedad de un cuerpo diez, y la alimentación saludable muchas veces engañosa, es uno de los ámbitos que la publicidad esta creando hábitos no saludables.
Otro ámbito es el de la alimentación en niños, como explica Mercedes.

Pero no siempre es la publicidad directamente sino que influyen los factores sociales, la naturaleza de esos hábitos (si son satisfactorios o no) y los factores cognitivos (pensamiento y valores)

Voy a poner un ejemplo; Debido al bombardeo televisivo de lo bueno que es un bollo para merendar puesto que contiene un gran vaso de leche, vitaminas… La mayoría de los niños los ves en el parque merendando bollos, galletas… Pero por el contrario una madre le da de merendar un bocadillo y una fruta. Por lo que el niño con buenos hábitos, cambia estos. No debido a la publicidad, si no a la sociedad.

Así que si que la publicidad puede en “Determinadas ocasiones crear un efecto negativo” aunque no solo depende del mensaje emitido sino del tipo de receptor y los factores que rodean a este.

Ana Isabel Saldaña Hernández.
Enfermera

 
A las 16 de abril de 2010, 12:39 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Estoy muy deacuerdo con lo expuesto anteriormente por mi compañera Ana Isabel,ya que como sabemos hoy en dia los medios de comunicación no paran de bombardearnos con lo que debería ser un cuerpo diez, millones de productos para conseguirlo, dietas milagro, una alimentación ideal para nuestros hijos a base de bollos, galletas etc.
pero en realidad este es un factor que claro que nos influye de forma negativa pero si nosotros aceptamos esas influencias y las llevamos a cabo en nuestra vida la culpa de hacer realidad esa negatividad la tenemos los receptores por creer que es lo correcto.

INMACULADA LÓPEZ CALER
1º MASTER CIENCIAS DE LA ENFERMERÍA

 
A las 19 de abril de 2010, 1:15 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Mirando en google e encontrado un trabajo interesante sobre la alimentacion infantil y publicidad, el titulo es "publicidad y alimentación:niños obesos buscando la perfección del cuerpo adulto"la autora Monika Jimenez del departamento de comunicación corporativa.Universitat de Vic.
El articulo me parece intereante sobre todo cuando habla sobre las campañas publicitarias del Ministerio que pretende concienciar a los adultos sabre la importancia de una dieta equilibrada y la actividad fisica, esta campaña es acompañada de restrinciones en la publicidad emitida en horario infantil con el fin de evitar los niños reciban estimulos que les lleve a consumir productos artificiales.
Por el contrario en este articulo nos habla sobre la no eficacia de la prohibición sino que la clave esta en llevar a cabo una estrategia educativa entre anunciantes, agencias publicitarias y educadores.

Ana Isabel Saldaña Hernández
Enfermera.

 
A las 24 de abril de 2010, 9:46 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Como hemos ido exponiendo en estos foros cada uno de nosotros, coincidimos en señalar que no vivimos en un mundo perfecto, aquí os dejo una reflexión orientada de modo un poco diferente a como ha sido formulada la cuestión.
Por lo que se refiere al mercado, más bien vivimos en un mundo saturado de marcas y productos, donde la competencia por sobrevivir a menudo es dura. En ocasiones el deseo de ganancia fácil o rápida es demasiado fuerte y provoca conductas poco o nada honestas. La publicidad es un instrumento eficaz para difundir mensajes comerciales correctos, pero también se recurre a ella para lanzar mensajes bastante menos positivos. La falta de ética en el mercado se convierte en la falta de ética de la publicidad: se cae en la tentación de usar en los mensajes la denigración o la imitación falaz de los rivales, la exageración o la omisión engañosas, la simple y llana mentira, las imágenes impactantes que llamen la atención y provoquen el escándalo. La publicidad se convierte en manos de quienes no respetan sus normas en una fuente de mensajes agresivos, falsos y engañosos que causan un perjuicio injustificado.

Pero la publicidad también puede ser un instrumento útil para apoyar honesta y éticamente una responsable competitividad que contribuya al crecimiento económico y al servicio del auténtico desarrollo humano.
La publicidad informa a las personas sobre la disponibilidad de nuevos productos y servicios razonablemente deseables, y a mejorar la calidad de los ya existentes, ayudando a estas mismas personas a mantenerse informadas, a tomar decisiones prudentes en cuanto a consumidoras, contribuyendo al rendimiento y descenso de los precios, y estimulando el progreso económico. Existen cadenas de televisión que pretenden sensibilizar a la audiencia acerca de la importancia de practicar deporte, consumir frutas y verduras y abandonar hábitos tan perjudiciales para la salud como el tabaco para tener una vida más saludable.


Francisco Vega Ramírez
Máster Ciencia de la Enfermería. Universidad de Almería

 
A las 24 de abril de 2010, 14:43 , Anonymous Anónimo ha dicho...

¿Recordáis los «cuerpos Danone» (un hombre y una mujer jóvenes, casi desnudos, sentados junto a una piscina), que aparecían en el anuncio de yogures de 1992? No estoy segura si sus creadores, sabían hasta que punto constituirían una referencia tanto para hombres como para mujeres. Este anuncio ofreció, en su momento, unos modelos estéticos que pusieron en evidencia los deseos (y casi la obsesión) de la población española por lograr la belleza perfecta (obviamente ligada a la delgadez). El «estar delgado» se convirtió, según corroboran los estudios sociológicos del momento, en un valor generalizado y en alza de la década (De Miguel, 1994, 1996).
Me parece que el mejor ejemplo de un hábito de vida no saludable promovido por la publicidad en los últimos tiempos han sido los trastornos del comportamiento alimentario, que como se ha demostrado más que unos hábitos no saludables se han convertido en complejas enfermedades sicosomáticas de origen multifactorial, en cuya génesis influyen diversos elementos socioculturales, relacionados con las modificaciones en los hábitos de vida alimentarios y los ideales estéticos – corporales, propios de la cultura contemporánea.

En el PACTO SOCIAL DE LA COMUNIDAD DE MADRID CONTRA LOS
TRASTORNOS DEL COMPORTAMIENTO ALIMENTARIO: LA ANOREXIA
Y LA BULIMIA, se habla de cómo la alimentación humana se ve influida por los diferentes estilos de vida, hábitos, actitudes, preferencias y conductas, lo que determina que tanto factores psicológicos, sociales como culturales, incidan en el proceso de la alimentación, no limitándose exclusivamente a factores biológicos. Tanto la insatisfacción corporal como el anhelo de delgadez son características necesarias para la aparición de dos trastornos específicos del comportamiento alimentario, la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa.
La juventud ha pasado de ser una etapa de la vida, a ser el único estadio considerado como deseable, y los modelos de belleza se llegan a interpretar como un estándar universalizable, desnaturalizando los objetivos de la industria de la belleza, los cosméticos, la moda, la cirugía estética, el ejercicio físico y la gimnasia, e imponiendo determinados modelos ó patrones socioculturales, en detrimento de los que la promoción de la salud, la familia ó la escuela puedan ofrecer.

Y para demostrar que la publicidad en los medios de comunicación de masas es el principal y casi exclusivo factor precursor de dichos trastornos, en dicho pacto se reflejan entre las principales líneas de actuación que los creativos publicitarios, los creadores de moda y los medios de comunicación, rechacen la presentación de modelos o imágenes que carezcan de una masa corporal en los límites saludables y fomenten nuevos modelos corporales más acordes con la realidad, o evitar la utilización y participación en las pasarelas y en la publicidad de modelos menores de edad, exhibiendo ropas destinadas al consumo de adultos.

Además también hacen referencia a la publicidad de productos dietéticos, complementos alimenticios y de los alimentos a los que se les atribuya efectos saludables, así como de las denominadas “dietas milagro” para lo que se fijará con carácter anual una campaña de inspección sobre la información y publicidad con la que se ofrecen “productos milagro” y otras actividades relacionadas con la mejora del aspecto físico.

Para terminar, me gustaría nombrar, como ya han hecho otros compañeros, otros trastornos menos frecuentes pero cada vez más extendidos como la vigorexia, producto sin duda, de unos determinados modelos publicitarios referentes siempre al físico, que deberían ser controlados cuanto antes, pues pienso que han hecho y siguen haciendo mucho daño a la salud pública en general y han golpeado la vida de mucha gente joven y sus familias.

María del Mar López Rodríguez
1º Máster Ciencias de la Enfermería

 
A las 25 de abril de 2010, 16:18 , Anonymous Anónimo ha dicho...

¿Recordáis los «cuerpos Danone» (un hombre y una mujer jóvenes, casi desnudos, sentados junto a una piscina), que aparecían en el anuncio de yogures de 1992? No estoy segura si sus creadores, sabían hasta que punto constituirían una referencia tanto para hombres como para mujeres. Este anuncio ofreció, en su momento, unos modelos estéticos que pusieron en evidencia los deseos (y casi la obsesión) de la población española por lograr la belleza perfecta (obviamente ligada a la delgadez). El «estar delgado» se convirtió, según corroboran los estudios sociológicos del momento, en un valor generalizado y en alza de la década (De Miguel, 1994, 1996).
Me parece que el mejor ejemplo de un hábito de vida no saludable promovido por la publicidad en los últimos tiempos han sido los trastornos del comportamiento alimentario, que como se ha demostrado más que unos hábitos no saludables se han convertido en complejas enfermedades sicosomáticas de origen multifactorial, en cuya génesis influyen diversos elementos socioculturales, relacionados con las modificaciones en los hábitos de vida alimentarios y los ideales estéticos – corporales, propios de la cultura contemporánea.

En el PACTO SOCIAL DE LA COMUNIDAD DE MADRID CONTRA LOS
TRASTORNOS DEL COMPORTAMIENTO ALIMENTARIO: LA ANOREXIA
Y LA BULIMIA, se habla de cómo la alimentación humana se ve influida por los diferentes estilos de vida, hábitos, actitudes, preferencias y conductas, lo que determina que tanto factores psicológicos, sociales como culturales, incidan en el proceso de la alimentación, no limitándose exclusivamente a factores biológicos. Tanto la insatisfacción corporal como el anhelo de delgadez son características necesarias para la aparición de dos trastornos específicos del comportamiento alimentario, la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa.
La juventud ha pasado de ser una etapa de la vida, a ser el único estadio considerado como deseable, y los modelos de belleza se llegan a interpretar como un estándar universalizable, desnaturalizando los objetivos de la industria de la belleza, los cosméticos, la moda, la cirugía estética, el ejercicio físico y la gimnasia, e imponiendo determinados modelos ó patrones socioculturales, en detrimento de los que la promoción de la salud, la familia ó la escuela puedan ofrecer.

Y para demostrar que la publicidad en los medios de comunicación de masas es el principal y casi exclusivo factor precursor de dichos trastornos, en dicho pacto se reflejan entre las principales líneas de actuación que los creativos publicitarios, los creadores de moda y los medios de comunicación, rechacen la presentación de modelos o imágenes que carezcan de una masa corporal en los límites saludables y fomenten nuevos modelos corporales más acordes con la realidad, o evitar la utilización y participación en las pasarelas y en la publicidad de modelos menores de edad, exhibiendo ropas destinadas al consumo de adultos.

Además también hacen referencia a la publicidad de productos dietéticos, complementos alimenticios y de los alimentos a los que se les atribuya efectos saludables, así como de las denominadas “dietas milagro” para lo que se fijará con carácter anual una campaña de inspección sobre la información y publicidad con la que se ofrecen “productos milagro” y otras actividades relacionadas con la mejora del aspecto físico.

Para terminar, me gustaría nombrar, como ya han hecho otros compañeros, otros trastornos menos frecuentes pero cada vez más extendidos como la vigorexia, producto sin duda, de unos determinados modelos publicitarios referentes siempre al físico, que deberían ser controlados cuanto antes, pues pienso que han hecho y siguen haciendo mucho daño a la salud pública en general y han golpeado la vida de mucha gente joven y sus familias

María del Mar López Rodríguez
1º Máster Ciencias de la Enfermería

 
A las 29 de abril de 2010, 1:47 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Tras buscar información para la realización de mi trabajo sobre campañas de comunicación masiva, he observado dos caras en la publicidad, con sus consecuencias , viendo como por un lado las campañas antitabaco por ejemplo, nos intentan mostrar todo lo negativo de este hábito destacando los efectos nocivos para nuestra salud individual y colectiva pero a la misma vez aparece publicidad que nos incita al hábito tabáquico dirigiéndose a los sectores más vulnerables, en este caso los adolescentes , por lo cual como ya hemos comentado muchos de nosotros se ve el trasfondo económico que rodea la publicidad, la cual según se use obtendrá un tipo u otro de efecto sobre la población.

Elizabeth Esteo Cano.
Enfermera Hospital de Poniente.

 
A las 29 de abril de 2010, 22:40 , Anonymous Anónimo ha dicho...

La comunicación de masas juega un importante papel en la educación sanitaria. Su influencia sobre las conductas es muy notable; por tanto, la información que transmite puede ser buena en la búsqueda de un objetivo saludable, o en cambio, ser un ejemplo de comportamientos no saludables.

La publicidad, encontrada principalmente en cuatro medios: televisión, radio, prensa escrita y más recientemente en internet, puede actuar de una manera directa (donde el mensaje se expresa de una manera clara y es el objeto de la publicidad) o indirecta (donde el mensaje queda enmascarado en el transcurso de una noticia, película o programa). Pongamos dos ejemplos:

- INDIRECTO: El hecho que el protagonista de una película, atúe de una manera poco saludable (por ejemplo fumar), genera una relación inconsciente entre el acto no saludable y las cualidades del personaje (su elegancia, bondad...). Por tanto, este tipo de publicidad escondida en nuestros medios habituales se acercan más al usuario ya que las situaciones donde se desempeña su hábito no saludable se asemeja más a la realidad que vivimos. Por tanto, el cambio experimentado en las últimas décadas en las imagenes de películas, series o programas donde se muestran hábitos saludables y despestrigia en algunas ocasiones el hábito no saludable, pretenden ayudar a la mejora de la salud ciudadana.

- DIRECTA: El colocar un juguete en un menú infantil de "comida basura", relaciona la diversión experimentada con el juguete con el menú, haciendo del mismo más atractivo al niño. Por tanto, se debería actuar sobre este tipo de publicidad que busca de una manera directa el consumo.

Los gobiernos, han dado un cambio en sus políticas en el mundo desarrollado, plasmado planes que influyen directamente sobre la publicidad con el objetivo de mejorar la salud ciudadana.


María Povedano Jiménez
Alumna Máster Ciencias de la Enfermería
Hospital San Juan de Dios. Granada
Enfermera

 
A las 29 de abril de 2010, 22:49 , Anonymous Anónimo ha dicho...

La comunicación de masas juega un importante papel en la educación sanitaria. Su influencia sobre las conductas es muy notable; por tanto, la información que transmite puede ser buena en la búsqueda de un objetivo saludable, o en cambio, ser un ejemplo de comportamientos no saludables.

La publicidad, encontrada principalmente en cuatro medios: televisión, radio, prensa escrita y más recientemente en internet, puede actuar de una manera directa (donde el mensaje se expresa de una manera clara y es el objeto de la publicidad) o indirecta (donde el mensaje queda enmascarado en el transcurso de una noticia, película o programa). Pongamos dos ejemplos:

- INDIRECTO: El hecho que el protagonista de una película, atúe de una manera poco saludable (por ejemplo fumar), genera una relación inconsciente entre el acto no saludable y las cualidades del personaje (su elegancia, bondad...). Por tanto, este tipo de publicidad escondida en nuestros medios habituales se acercan más al usuario ya que las situaciones donde se desempeña su hábito no saludable se asemeja más a la realidad que vivimos. Por tanto, el cambio experimentado en las últimas décadas en las imagenes de películas, series o programas donde se muestran hábitos saludables y despestrigia en algunas ocasiones el hábito no saludable, pretenden ayudar a la mejora de la salud ciudadana.

- DIRECTA: El colocar un juguete en un menú infantil de "comida basura", relaciona la diversión experimentada con el juguete con el menú, haciendo del mismo más atractivo al niño. Por tanto, se debería actuar sobre este tipo de publicidad que busca de una manera directa el consumo.

Los gobiernos, han dado un cambio en sus políticas en el mundo desarrollado, plasmado planes que influyen directamente sobre la publicidad con el objetivo de mejorar la salud ciudadana.


María Povedano Jiménez
Alumna Máster Ciencias de la Enfermería
Hospital San Juan de Dios. Granada
Enfermera

 
A las 30 de abril de 2010, 16:02 , Anonymous Anónimo ha dicho...

En mi opinión, creo que en muchas ocasiones los medios de comunicación y en concreto, la publicidad y la televisión, puede tener una influencia negativa sobre la población.
Hay muchos niños que pasan demasiadas horas delante del televisor, lo que nos debería llevar a pensar si el tipo de información y educación que reciben de este medio es el más idóneo, sobretodo dado el alto índice de programas "basura" y "reality-shows" al que nos tienen acostumbrados, donde se hace espectáculo del dolor ajeno o se ofrece violencia gratuita.
La mayoría de los programas que se emiten durante el "horario infantil" no está en absoluto adaptado a los niños.
En cuanto a la publicidad, son demasiados los anuncios sobre bebidas alcohólicas que se emiten en horarios pocos adecuados, que pueden incitar a conductas poco saludables.

Creo que se debería trabajar más en este tema, para proteger y dar una información adecuada, no sólo a la población en general, sino en especial a los niños que son los más vulnerables.

Cristina Rodríguez López
Enfermera

 
A las 30 de abril de 2010, 23:56 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Sin duda hay publicidad que crea influencia negativa para la salud. La publicidad emitida a través de los diferentes medios de comunicación influye de una manera u otra en las actitudes de la población. Si el objetivo principal de la comunicación es la persuasión, muchos más lo será de la publicidad. La publicidad intenta convencernos de que su producto es el mejor y de que si no lo consumimos nos podemos quedar fuera de determinados grupos sociales. Esto hace que los grupos más vulnerables se vuelvan consumistas de productos que no necesitan o que, en algunos caso, no son beneficiosos para su salud. En caso de los niños, se ven expuestos a los distintos medios de comunicación, principalmente la TV, en los que reciben constantemente información percibiendo una visión distorsionada de la realidad, aumentando su consumismo, cambiando sus hábitos. Los niños tienen una enorme capacidad receptiva y por el contrario poca capacidad selectiva, esto hace que sean el grupo más vulnerable a la publicidad produciendo cambios en sus conductas haciéndoles pensar que son las correcta, cuando en realidad estas conductas que pueden llegar a marcar su edad adulta causándoles morbilidad (obesidad infantil, trastornos de la atención, otros trastornos de la conducta alimentaria…). La publicidad nos ofrece prototipos que no son reales como si fuera la normalidad y la entrada triunfadora a una sociedad. Los modelos que los niños observan en la TV han llegado a adquirir en la última década tanta credibilidad y confianza como los padres y educadores que eran los pilares básicos indiscutibles de la educación. Sin un control de la publicidad que garantice que no llega a los grupos que pueden ser afectados negativamente; ya que es un medio de masas y no hay manera que exista control desde el medio para escoger la población a la que llega. La responsabilidad total finalmente recae en los padres que son los que deben comentar el contenido y limitarlo, según la edad. También es cierto que todos somos susceptibles de la manipulación a la que nos somete la publicidad. La mejor manera de controlar los efectos negativos de la publicidad es ser conscientes de la manipulación y aprender a detectar aquella que nos pueda conducir a desencadenar conductas nocivas para nuestra salud y la de los que nos rodean.
Bibliografía:
González C, Rodiño S, Gorís A, Carballo MA. Consumo de medios de comunicación en una población infantojuvenil. Rev Pediatr Aten Primaria. 2008;10:245-59.
Teresa Lopezosa Estepa
1ºMáster Ciencias de Enfermería.

 
A las 30 de abril de 2010, 23:58 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Sin duda hay publicidad que crea influencia negativa para la salud. La publicidad emitida a través de los diferentes medios de comunicación influye de una manera u otra en las actitudes de la población. Si el objetivo principal de la comunicación es la persuasión, muchos más lo será de la publicidad. La publicidad intenta convencernos de que su producto es el mejor y de que si no lo consumimos nos podemos quedar fuera de determinados grupos sociales. Esto hace que los grupos más vulnerables se vuelvan consumistas de productos que no necesitan o que, en algunos caso, no son beneficiosos para su salud. En caso de los niños, se ven expuestos a los distintos medios de comunicación, principalmente la TV, en los que reciben constantemente información percibiendo una visión distorsionada de la realidad, aumentando su consumismo, cambiando sus hábitos. Los niños tienen una enorme capacidad receptiva y por el contrario poca capacidad selectiva, esto hace que sean el grupo más vulnerable a la publicidad produciendo cambios en sus conductas haciéndoles pensar que son las correcta, cuando en realidad estas conductas que pueden llegar a marcar su edad adulta causándoles morbilidad (obesidad infantil, trastornos de la atención, otros trastornos de la conducta alimentaria…). La publicidad nos ofrece prototipos que no son reales como si fuera la normalidad y la entrada triunfadora a una sociedad. Los modelos que los niños observan en la TV han llegado a adquirir en la última década tanta credibilidad y confianza como los padres y educadores que eran los pilares básicos indiscutibles de la educación. Sin un control de la publicidad que garantice que no llega a los grupos que pueden ser afectados negativamente; ya que es un medio de masas y no hay manera que exista control desde el medio para escoger la población a la que llega. La responsabilidad total finalmente recae en los padres que son los que deben comentar el contenido y limitarlo, según la edad. También es cierto que todos somos susceptibles de la manipulación a la que nos somete la publicidad. La mejor manera de controlar los efectos negativos de la publicidad es ser conscientes de la manipulación y aprender a detectar aquella que nos pueda conducir a desencadenar conductas nocivas para nuestra salud y la de los que nos rodean.
Bibliografía:
González C, Rodiño S, Gorís A, Carballo MA. Consumo de medios de comunicación en una población infantojuvenil. Rev Pediatr Aten Primaria. 2008;10:245-59.
Teresa Lopezosa Estepa
1ºMáster Ciencias de Enfermería.

 
A las 3 de mayo de 2010, 12:37 , Anonymous Anónimo ha dicho...

En terminos de publicidad yo remarcaria el uso de conceptos como la palabra ligth o bajo de calorias, estos productos pueden llevar a un engaño ya que debido a la reducción de calorías, su contenido energético es menor que la misma cantidad de alimento no modificado. Sin embargo, eso no significa que adelgace, ya que para perder peso es necesario que haya un balance negativo entre lo que se consume y lo que se gasta. Por lo tanto, tomar productos light sólo conseguirá un efecto adelgazante si se reducen de la alimentación diaria los alimentos globalmente más calóricos, sean o no light, pero nunca por el simple hecho de consumirlos en sí.
Según un estudio realizado por la Confederación de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (CEACCU) las referencias en el envoltorio a lo sano del alimento con frases como “sin colorantes”, “bajo en materias grasas”, “con vitaminas” incitan a la compra del producto aunque tengan que ver poco con la realidad.
TOdo ello fomenta y potencia las actitudes ya comentadas por los compañer@s, debido al uso de modelos que incitan a la cultura del cuerpo hasta la aparicion de los tranastornos alimentarios.
La solucion, es en si "sencilla", un mayor control por parte del ministerio anteponiendo los beneficios de la salud (acompañado de reduccion de costes en morbilidad y mostalidad) a los beneficios economicas de las empresas vendedoras.

Antonio Rico Cano
1o Master Ciencias de enfermeria

Bibliografia:
- http://lobusca.com/la-verdad-sobre-alimentos-light-yogurt-y-los-pasta-dental-blanqueadora/

- Kaplan, M. (1993) Revolución "Tecnológica: Estado y derecho" (ed.) IIJ-UNAM. pp 271-280

 
A las 3 de mayo de 2010, 12:54 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Yo podría especial incanpie en los productos denominados lights. Estos productos anunciados como de bajas calorías, se presuponen que ayudan a bajar de peso. Sin embargo, eso no significa que adelgace, ya que para perder peso es necesario que haya un balance negativo entre lo que se consume y lo que se gasta. Por lo tanto, tomar productos light sólo conseguirá un efecto adelgazante si se reducen de la alimentación diaria los alimentos globalmente más calóricos, sean o no light, pero nunca por el simple hecho de consumirlos en sí.
Según un estudio realizado por la Confederación de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (CEACCU) las referencias en el envoltorio a lo sano del alimento con frases como “sin colorantes”, “bajo en materias grasas”, “con vitaminas” incitan a la compra del producto.
En este sentido comparto lo dicho por muchos compañer@s donde la cultura del cuerpo predispone y conlleva a una serie de transtornos alimentarios que pueden ser altamente patológicos.
La solución es “sencilla”, un mayor control del gobierno anteponiendo los beneficios para la salud ( y reducción de costes en morbi-mortalidad por mala alimentación) a lso beneficios económicos de las empresas, poniendo un ejemplo, Los productos lights, ecológicos o con fibra son de media un 32,78% más caros que sus versiones normales, según un estudio elaborado por la Unión de Consumidores (UCE) para comprobar la variación de precio que sufren los productos alimenticios con características nutricionales con respecto a los mismos productos normales.

Antonio Rico Cano
Alumno de 1º MAster ciencias de Enfermeria en Almeria.

Bibliografia:
- http://www.20minutos.es/noticia/14795/0/COMIDA/LIGHT/CARA/
- Kaplan M.(1993) “Revolución tecnológica, Estado y derecho” (ed.) Pemex. Pp-271-280

 
A las 8 de noviembre de 2010, 23:34 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Hay muchos ámbitos en los que creo que la comunicación puede crear un efecto negativo, como es el caso de programas como “saber vivir”,( que están de moda) , ahora cada programa trate de lo que trate suele dejar unos minutos dedicados a la salud, dando consejos sobre temas que suelen despertar cierto interés como es: el colesterol, tensión, diabetes… pienso que esos programas por muy buena intención que tengan no ayudan a la población porque están dando tratamientos ó consejos a personas que no tienen delante con una gran parte de información sesgada ya que en unos segundos de exposición de una pregunta ó tema concreto es difícil hacerse una idea del problema en cuestión y cada persona según su experiencia y situación puede contar una sintomatología ó duda de una forma u otra pudiendo dar lugar a malentendidos .
Otro ámbito muy claro que puede ser perjudicial es el tema de las campañas publicitarias , es muy común ver anuncios de comida basura de grandes cadenas alimenticias tipo mc donals que suelen gozar de gran aceptación en unos espectadores cuyas edades comprenden entre los siete y diez/doce años que los hacen muy atractivos, repitiéndolos bastante en horario considerado infantil, publico que no olvidemos deben seguir dietas saludables para prevenir la obesidad , o por ejemplo los anuncios de bollería industrial claramente destinada a niños que mezclan con dibujos.., los anuncios de coca-cola tan famosos donde generalmente los protagonistas son adolescentes de un máximo de unos trece años..etc.,
Hay multitud de ejemplos que vemos cada día de anuncios en televisión, revistas ( propaganda de ropa interior con cuerpos esculturales...), carteleria... que nos trasmiten mensajes que nada tienen que ver con la salud, pero que precisamente por el público al que pretende captar deben de tener mucho cuidado a la hora de exponerlo a la población porque de nada sirve que se insista en las campañas en contra de las tallas mínimas de ropa para prevenir la anorexia si por otro lado nos bombardean con imágenes de modelos en biquini que tienen cuerpos maravillosos y que se le hacen constantemente entrevistas donde la mayoría de las preguntas van encaminadas a como mantener ese “cuerpo”, tampoco tiene sentido que por parte de sanidad se haga una campaña en los colegios para prevenir la obesidad infantil si de cada cuatro anuncios, tres son de bollería industrial ó de lo “sano” y barato que es un menú en mc donals.
Una vez más apreciamos la influencia que la comunicación ejerce sobre la salud, unas veces (la mayoría) en sentido favorecedor pero otras si no se tiene cuidado promocionando conductas no consideradas saludables.
M ANGELES MAQUEDA MARTINEZ
ENFERMERA, CHTORRECARDENAS

 
A las 9 de noviembre de 2010, 12:09 , Anonymous Anónimo ha dicho...

La publicidad más destacada en este ámbito creo que ha sido a lo largo de la historia, la publicidad sobre el tabaco pero por suerte en los últimos años se ha visto endurecida y mitigada casi a nivel mundial, aunque a día de hoy sigue habiendo publicidad encubierta sobre este producto, como es caso de ello en la Formula 1, - deporte con grandes audiencias a nivel internacional, por poner un ejemplo de audiencia en el ultimo GP Brasil tan solamente en España fue seguido por 5 millones de espectadores -, donde una tabacalera bastante importante (evado su nombre para no realizar así publicidad) mantiene una publicidad encubierta sobre la Scuderia Ferrari.

Pero la publicidad sobre el tabaco como he nombrado anteriormente se ha endurecido y hoy en día es prácticamente ínfima la que existe, exceptuando casos como el anteriormente citado.

Otra publicidad que puede provocar comportamientos negativos en salud es la publicidad sobre el alcohol y las bebidas alcohólicas, pero creo que será difícil ver una legislación (al menos en España) sobre la reducción o prohibición de este tipo de publicidad debido al gran peso de las empresas vinícolas en el sector económico español, tan solamente basta con mirar hacia atrás unos años.
También cabe destacar la publicidad sobre “alimentos funcionales” que desconozco realmente su eficacia abalada por investigaciones de rigor científico pero si conozco lo que estos alimento conlleva, consiguen disminuir la adherencia al tratamiento de usuarios con patologías crónicas puesto que algunos usuarios creen fielmente en este tipo de alimentos, pero lógicamente no creo que sean la panacea.

Siguiendo con los alimentos en otro orden tenemos el avasallamiento de publicidad sobre alimentos con un alto contenido en grasas e incluso en grasas trans que día a día ven el público infantil e incentivan a abandonar una dieta mediterránea por una dieta cada vez más parecida a la estadounidense con lo que ello conlleva (problemas de obesidad, problemas cardiovasculares, problemas de colesterol…)

Finalmente, me gustaría citar que no tan solamente existe publicidad que motiva a comportamientos negativos en salud sino que también las hay que motivan comportamientos positivos, así como poner en entre dicho algunas de las campañas de promoción de la salud al igual que también existen campañas publicitarias que no crean ni uno ni otro comportamiento pero sí que resultan ser publicidad engañosa.

Un Saludo

Pablo Román López
Enfermero
Facultad de Ciencias de la Salud –
Universidad de Almería

 
A las 10 de noviembre de 2010, 13:26 , Anonymous Anónimo ha dicho...

En la actualidad, estamos bombardeados de publicidad en los medios de comunicación, andando por la calle en los carteles etc... y esta claro que eso influye en la población tanto para bueno , como para lo malo. Los anuncios en la televisión sobre bebidas alcohólicas, bollería industrial, bebidas carbonatadas como pepsi o cocacola , a veces no nos paramos a pensar que estos anuncios sobre todo en los niños influyen, en el caso de estos dos ultimos ejemplos ,en una mala alimentación que llevará en un futuro a niños obesos, diabéticos etc.. por consumir este tipo de alimentos que ven y que los impulsan a consumir.

También , en series de televisión o películas donde se ven claramente hábitos no saludables como fumar, beber..etc que van dirigidos a toda la población y crea un efecto negativo en salud. Por lo que tenemos que tener conciencia de cuales son nuestros habitos saludables que queremos seguir en nuestra rutina diaria, para asi no dejarnos influenciar por publicidad , que al final al cabo lo que quiere conseguir, es un mayor consumo de su producto sin tener en cuenta que sea bueno o malo para la población.

Carmen Mª Arcos Garcia
Enfermera.
Residencia Virgen de la Esperanza. Almeria

 
A las 16 de noviembre de 2010, 22:23 , Anonymous Anónimo ha dicho...

En un anuncio publicitario en el portal de youtube, me invitaban a ver un video sobre la influencia en niños de la publicidad alimentaria, centrada principalmente en comida basura y hábitos de alimentación poco saludables, dirigida fundamentalmente a niños.

Los datos que más impacto me causaron fueron los siguientes:

**Cada año se invierten más de 13 millones de U$ en publicidad alimentaria con elevado contenido en grasa, azúcares y grasas por 1U$ que invierte la OMS en mejorar la salud de la población mundial.

**155 MILLONES DE NIÑOS EN EL MUNDO SON VICTIMAS DE LA OBESIDAD Y EL SOBREPESO

**La regularización de la industria fracasó porque los efectos a largo plazo no les importan(enfermedades como la diabetes, hipertensión o cardiopatías ,por citar algunas ,son consecuencia de hábitos alimenticios insalubres).

Tras analizar estos datos os invito a consultar el Código Internacional sobre Publicidad de alimentos dirigida a niños.

Sin palabras……

María del Mar Díaz Cortés
Enfermera C.H."Torrecárdenas"

 
A las 18 de noviembre de 2010, 13:50 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Los ámbitos en los que la publicidad ha creado y está motivando hábitos de vida no saludables son:
-Bollería industrial.
-Bebidas alcohólicas.
-Bebidas carbonatadas.
-Tabaco.
-Comida basura, rápida.
-Productos y fármacos adelgazantes o quemadoras de grasas.
-Dietas milagrosas de adelgazar en poco tiempo.


Estoy totalmente deacuerdo con mi compañera en cuanto a los programas de salud, ya que la mayoría de teleespectadores son mayores de edad con gran nºde patologías en su mayoría de los casos y los cuales quieren recomendaciones y soluciones milagrosas ya que sus facultativos no se las han podido ceder por completo(porque no es posible), por lo que en periodos muy cortos de tiempo se les bombardea a soluciones que son generales pero no todo teleespectador puede adoptar como suyas y si estamos siempre el profesional sanitario luchando y educandonos por la integridad, la individualización,la visión holística y en personalizar el cuidado, así no se consigue dando soluciones generales , las cuales unas personas mayores en su gran mayoría y dependiendo del nivel cultural de las mismas, no van a saber diferenciar si esa recomendación es buena para ella o no y si se debe alarmar por tal síntoma o no.



Por último decir que, los programas de salud, columnas de salud en prensa escrita, consejos en internet, radio... siempre son buenos para la población ,pero la sociedad ha de ser consciente que son recomendaciones sujetas a crítica, generales, que no son la panacea y que se necesita que sean individualizadas unas vez son adquiridas por cada persona con la ayuda de un profesional snitario.



RAQUEL RAMÓN GARCÍA
ENFERMERA
1º MÁSTER DE CIENCIAS DE LA ENFERMERÍA
FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD (UAL)

 
A las 19 de noviembre de 2010, 16:18 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Pienso que la publicidad si esta creando muy malos hábitos de vida saludable, pero tambien cabe decir que no en toda la publicidad, hay anuncios que dan prevencion de lasalud tales, como las campañas de tráfico, y algunos puntuales de la Junta de Andalucía.

Empezando por toda la "comida basura" en horarios de almuerzo, merienda o cena, o en horarios de programación infantil donde suelen ofertar toda clase de bolleria, chocolates y dulces para que los mas pequeños de la casa ya esten informados y estos quieran e insistan a sus familiares en la adquisicion de dichos productos.

Despues continuamos con campañas de tabaco, alcohol, y sobre todo la gran explotación del momento navideño los fabulosos productos adelgazantes, que te ofrecen un maravillosos e innovedoso producto(pastillas...) que te ayudara a adelgazar sin ningun tipo de esfuerzo y comiendo lo que desees.

No hay que olvidar que tenemos programas televisivos de indole cultural, entretenimiento...los cuales son un atentado ante una vida sana y saludable.

La publicidad esta presente a lo largo del día ya sea en radio, carteles, folletos, television......... con lo cual es una gran fuente de comunicacion hacía la población.

ANTONIA RUBIO HERNANDEZ.
ENFERMERA.
1º MASTER DE CIENCIAS D ELA ENFERMERÍA.

 
A las 30 de noviembre de 2010, 21:18 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Hoy en día cada vez se legisla más para impedir que por ejemplo que se vean anuncios de bebidas alcohólicas en franjas de horarios que no sean nocturnos pero es insuficiente y bastante difícil de legislar.

El tabaco junto con el alcohol son los dos productos con más trabas a la hora de anunciarse pero se anuncian en los eventos deportivos que convocan a multitud de personas y que tienen gran repercusión.

Se nos bombardea diariamente con anuncias de comida rápida, bollería y de alimentos de alto contenido calórico.

Muchos anuncios nos quieren hacer ver que sus productos son recetas de la abuela, tratando de dar a entender que son hábitos saludables cuando su contenido en grasa es excesivamente alto.

Y por otro lado hay anuncios que dan a entender que milagrosamente tomando una pastilla, líquido o cualquier producto objeto de venta del anuncio te hará perder peso, con solo tomártelo.

A veces este deseo de perder peso lleva a las personas a pedir por internet productos que ni siquiera han sido estudiados y ponen en peligro las vidas de las personas que lo consumen.

A mi modo de ver los productos que afectan hábitos de vida no saludables son:
•Bebidas alcohólicas
•Tabaco
•Comida rápida o de alto contenido calórico
•Pastillas milagro

No hay que olvidar que el alcohol y el tabaco son de por sí solos significan gran cantidad de dinero para la sanidad por los accidentes de tráfico que ocasionan (alcohol) y problemas de salud a largo plazo y no a tan largo plazo (tabaco) como: enfisema de pulmón, enfermedades cardiovasculares, bronquitis crónica, cáncer de pulmón…

Mª DEL MAR PALANCA CRUZ
ENFERMERA
1º MASTER CªENFERMERA
UNIVERSIDAD DE ALMERIA

 
A las 7 de diciembre de 2010, 1:17 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Partiendo de la base de que vivimos en una sociedad que depende de la información y de la comunicación para avanzar, podemos decir que los medios de comunicación influyen totalmente en el comportamiento de la gente, sobre todo la publicidad pues estamos expuestos continuamente a ver anuncios en televisión, vallas publicitarias, carteles mientras esperamos el autobús, revistas, periódicos, incluso en nuestra emisora de radio favorita, queramos o no es parte de nuestro quehacer diario.
Al estar expuestos a la multitud de anuncios nos afecta en nuestro comportamiento y estilo de vida desde los más pequeños hasta los adultos. Un ejemplo muy destacado sobre todo en los niños pequeños que no tienen pensamiento crítico ni juicio como los adultos son los anuncios de comida rápida, hamburguesas, pizzas, hotdogs, dulces, golosinas, favoritos entre los niños pues reciben un juguete (Mc Donalds) que además está asociado a la película que están pasando en los cines, videojuego o productos relacionados, sin informar de los problemas de salud que el consumo de dicha comida puede suponer, obesidad.
En el caso de los niños-adolescentes se ve más influenciado respecto al consumo de tabaco y alcohol pues lo anuncia gente famosa, actores, cantantes, deportistas, iconos para los adolescentes, gente de éxito y con gran confianza.
En cuanto a los adultos suele ser más tentativo bebidas alcohólicas en lugares paradisiacos que nos hacen asociar dicha bebida con el lugar en sí y trasladarnos al paraíso o a una fiesta rompedora. Además de muchos anuncios protagonizados por famosas que tienen mucho éxito y que son bellas, esbeltas y ricas lo que produce en la sociedad un consumo incontrolado de cirugía estética y anorexia, trastornos de alimentación que conduce a problemas de salud e incluso la muerte.
Por todo ello, Sí, los medios de comunicación, en concreto la publicidad, influyen negativamente en nuestros hábitos de salud.

Laura Hernández García
1ºMáster Ciencias de Enfermería

 
A las 13 de diciembre de 2010, 0:54 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Los medios de comunicación se han convertido en una pieza clave para la difusión salud, produciendo un resultado tanto positivo como negativo. La publicidad es un medio importante de difusión de salud, pero a veces se refuerzan determinadas conductas que no son saludables creando hábitos negativos de salud. Yo creo que una pieza clave para el control de este tipo de publicidad sería el estado, ya que se puede censurar ese tipo de publicidad, pero por otro lado, esa publicidad le aporta mucho dinero en forma de impuesto. Un ejemplo de ello sería el tabaco, el alcohol, la comida basura, los productos milagros que pueden quitar muchos tipos de dolencias…

Un documental, sobre este tema que vi, fue “Super Size Me”, en el que al final el protagonista pone en serio peligro su vida para demostrar lo dañina que puede ser ese tipo de comida, pero el problemas es que ese tipo de compañías ejercían una fuerte influencia sobre el gobierno de los EEUU, implantado incluso este tipo de comidas en los colegios, por lo que el protagonista pone de manifiesto que no se puede luchar contra ese tipo de publicidad.

Por lo que pienso que aunque se intente educar a la población para evitar esas conductas, la publicidad que ejerce en la población está muy estudiada para crear influencia sobre ella, y en consecuencia se están reforzando unos hábitos negativos que a la larga perjudican a la población.

ENCARNACIÓN MUÑOZ ÁLVAREZ
ENFERMERA
1ºMASTER CIENCIAS DE LA ENFERMERÍA
UNIVERSIDAD DE ALMERÍA

 
A las 30 de diciembre de 2010, 20:05 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Actualmente vivimos en la llamada era de los medios donde todo está supeditado a su control. Los medios de comunicación pueden ser la mejor ventana para asomarnos
al mundo, pero también pueden ser nuestros peores enemigos, y esclavizarnos.

La mayoría de las veces se venden imágenes nada reales que pretenden hacernos creer cosas que no existen. Esto estaría bien si hablamos de fantasías, pero cuando se trata de la salud se convierte en algo más serio. Estamos creando hábitos de vida no saludables, promovidos en gran medida por los medios de comunicación.

Empezando por la comida, que se ha convertido en algo que se toma de paso, para poder seguir con el ritmo acelerado de la vida. Cada vez más nos anuncian comida preparada y envasada que solo tardas 30 segundos en calentarla, y lista para ser consumida. En ningún momento se advierte al consumidor se los efectos negativos que puede tener a largo plazo un tipo de alimentación basada en estos productos, como colesterol, hipertensión, obesidad...

Los restaurantes de comida rápida nos invaden continuamente, con publicidad en todos los medios. Se disfrazan de restaurante familiares donde compartir unos momentos inolvidables con los niños. Niños que se convertirán más tarde en sus mejores clientes.
Una de sus grandes contradicciones, es que aunque nos venden comida, que favorece la obesidad, la publicidad te llena los ojos de modelos de tallas ínfimas y de cuerpos imposibles.

Venden un estereotipo de persona irreal, tanto que han conseguido extender una nueva plaga de enfermedades, como son las enfermedades de tipo alimentario bulimia, anorexia. Estas enfermedades que hace unos años no existian hoy estan a la orden del dia, en hospitales y centros sanitarios.

Realmente asusta el poder que pueden tener los medios sobre la población, quien mas sino ellos podrían, hacer que una persona en un país desarrollado, quisiera morir de hambre tan solo por su estética. Cada vez hay más personas que acuden a centros de cirugía estética, y pueden incluso llegar a arriesgar su vida, por una cuestión simplemente estética.

ARÁNZAZU PELÁEZ VALDIVIESO

1º MASTER CIENCIAS EN ENFERMERÍA

 
A las 22 de marzo de 2011, 13:43 , Anonymous Mª Del Pilar Segura Sánchez ha dicho...

Es frecuente, ver, leer y oir, publicidad engañosa, como por ejemplo los distintos métodos milagrosos de adelgazamiento. la población que capta esta publicidad, confia en que dicha informacíón es cierta, ya que está avalada por revistas,programas de televisión...
Por ello, hay que ser consciente, de que detrás de la publicidad se esconde un mundo de intereses económicos, en el que el único fin es vender para lucrarse, aun engañando a la población y a costa de su salud.
A mi modo de ver, creo que debe de existir mayor rigor, por parte de las entidades reguladoras de la publicidad, ya que puede ocasionar en algunos casos un daño irreversible en la salud de las personas.

MªDel Pilar Segura Sánchez
1ºMaster Ciencias de Enfermeria, UAL

 
A las 15 de octubre de 2011, 1:22 , Anonymous implante dentario ha dicho...

es que nos venden muchas maravillas, por eso

 
A las 18 de noviembre de 2011, 15:02 , Anonymous Anónimo ha dicho...

En la publicidad no hay nada intrínsecamente bueno o intrínsecamente malo, ya que solo es una herramienta que puede ser usada bien o puede ser usada mal; aunque algunas veces puede tener un impacto perjudicial o negativo sobre algunos sectores de la sociedad o sobre personas individuales.

Desde mi punto de vista, los ámbitos en los que la publicidad puede crear y motivar hábitos de vida no saludables hoy día son, principalmente: el consumo de bebidas alcohólicas, tabaquismo, comida basura, alimentos hipercalóricos, dietas milagrosas, fármacos adelgazantes, quemadores de grasas, cremas preventoras/contra la celulitis, “piel naranja”… bollería industrial…

Así, por ejemplo, la televisión no sólo incita al sedentarismo y la disminución de la socialización, sino que también incita a comer, y comer de forma inadecuada.
En una cadena convencional, en una mañana puede haber hasta 91 anuncios de comida rápida, bollos o snacks hipercalóricos.
Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la Food and Agriculture Organitation (FAO) han concluido que el márketing pensado para los niños, sobre todo el de comidas de alto contenido energético y comidas tipo 'fast food', es probablemente una de las múltiples causas que influyen en el aumento de la incidencia de la obesidad.
Del mismo modo, también se puede incitar al tabaco y el consumo de alcohol cuando de forma continuada vemos en series juveniles como los adolescentes “disfrutan” y “se lo pasan bien” fumando y consumiendo alcohol y drogas. Y lo mismo ocurre con la idea de conseguir un cuerpo esbelto con dietas milagrosas tipo “dukan” y numerosos productos cosméticos y farmacológicos para conseguirlos.

Bibliografia:
http://publiworld.buscamix.com/web/content/view/18/83/

ALMUDENA ALFEREZ MALDONADO.
1ºMáster Ciencias de la Enfermería, UAL.

 
A las 26 de noviembre de 2011, 11:00 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Hoy en día nos encontramos con un exceso de información en nuestro entorno que nos influye en nuestra forma de pensar y de comportarnos, aunque no solemos darnos cuenta.
Dependiendo de la intencionalidad del emisor y del tipo de mensaje que se quiera transmitir, se pueden lograr importantes beneficios en el estilo de vida de la población, pero hay que tener mucho cuidado pues a veces los intereses personales se anteponen al bienestar de la persona, como ponen de manifiesto el entramado de empresas publicitarias que muestran una cara "blanda" del producto X, que se aleja de la realidad.
¿Quién no recuerda lo popular que te hace fumarte tu cigarrito delante de tus amigos? o ¿cómo desinhibirte y ser tu mismo embarrachándose en la fiesta?...pues aunque ahora parezca una locura estas situaciones, no hace tanto, se emitían con normalidad tanto en anuncios televisivos, radios, presa escrita, internet,...afortunadamente los gobiernos se dan cuenta de que prima salvaguardar la salud de los ciudadados (la calidad de vida aumenta, a la vez que disminuyen las patologías derivadas del estilo de vida no saludable, y con ello se reduce gasto en sanidad). Cuando priman intereses ajenos al ciudadano, este acaba resintiéndose del abandono al que es sometido.
Por todo ello se ve la necesidad en aplicar políticas restrictivas en el mundo publicitario a favor de la promoción de la salud, en beneficio de todos.

Arián Alarcón Márquez
1ºMaster Ciencias de la Enfermería, UAL.

 
A las 27 de noviembre de 2011, 19:43 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Actualmente nos encontramos inmersos de lleno en la época de la globalización y las nuevas tecnologías, de forma que tenemos al alcance de nuestra mano infinidad de información que llega a nosotros casi sin darnos cuenta y que puede ser utilizada de diversas maneras por parte de los emisores (empresas/instituciones) para causar en el receptor un efecto determinado.

Internet, prensa, radio, televisión, carteles...son múltiples las vías por las que recibimos publicidad en el siglo XXI, cualquier pequeño recobeco es bueno para "colarnos" un mensaje.

Gobiernos y autoridades se sirven de todos esos canales para hacer eco de sus campañas de salud y aconsejar a la población cúales son los estilos de vida saludables: recordar que tienen que vacunarse de la gripe o que beber y conducir no son una buena mezcla, entre otros temas. Ellos velan por nuestra salud y emplen los presupuesto públicos en que este nivel de salud no solo se deteriore si no que se incremente.

Cuando hablamos de la empresa privada, el tercio cambia. Muchas empresas tabacaleras, hasta hace poco, colgaban sus anuncios en televisión y en pancartas mostrando a la gente lo "divertido y social" que era fumar. Todos recordaremos al mítico Cowboy de Marlboro que cabalgaba por el desierto, libre y salvaje, acompañado siempre de su cigarro. Este podría ser un claro ejemplo. Afortudamente la publicidad del tabaco, poco a poco, se está prohibiendo, ya que NO FAVORECÍA nada la salud de las personas e incitaba a actos que atentaban contra ésta.

Otro ejemplo podría ser el anuncio de bebidas alcohólicas, y se viene a mi mente en concreto una campaña publicitaria de Ballantines cuyo slogan era "GO PARTY", que nuevamente nos mostraba a gente joven pasándoselo MUY BIEN en compañía del alcohol. Se intentaban lavar la cara añadiendo unas letras de tamaño casi ilegible que decían "Bebe con responsabilidad", pero como todo el mundo comprenderá, el daño ya estaba hecho.

Tabaco, alcohol, pero... ¿y qué decir de la "fast food"? McDonals, BurgerKing, Pizzahut, etc... toda empresa de comida basura que se precie destina grandes cantidades de dinero en publicidad para niños y no tan niños... haciendo eco de lo económica que es y lo "buena que está" , pero no se aboga por un consumo responsable de ésta ni se advierte de los riesgos que conllevan la ingesta continuada de "hamburguesitas de queso".

Poco a poco, toda esta publicidad se está regulando y censurando, ya que los gobiernos entienden que es más fácil y económico, "prevenir que curar", y no se pueden dejar a su liber albedrío a todas las empresas que publiciten sus productos, sean o no buenos para la salud de las personas. Se debe hacer un buen uso de los nuevos canales de información y respetar unos mínimos de ética en los contenidos publicitarios, al menos, que no inciten a la "autodestrucción" lenta de las personas.

FRANCISCO MANUEL ARTERO GARCI-VARELA
1º Master Ciencias de la Enfermería

 
A las 18 de diciembre de 2011, 19:25 , Anonymous Anónimo ha dicho...

La manera más común de comunicar la verdad acerca de los productos y servicios es mediante la publicidad.
La publicidad puede definirse como:"... la ciencia de comunicación mediante la cual se anuncia o se promueve ante un público receptor, consumidor potencial o usuario, las características de un producto y/o servicio o se difunde la imagen de éstos, de una institución o de una situación determinada, utilizando fundamentalmente para ello los medios de comunicación social".
Teniendo en cuenta esto no tendría por qué ser perjudicial para la salud, pero desafortunadamente vivimos en un mundo en el que los mercados pueden no ser éticos y ésto puede conllevar una falta de ética en la publicidad.
Vivimos en un mundo plagado de marcas y productos que compiten por ser los más vendidos y ésto puede llevar a una publicidad engañosa y por tanto no beneficiosa para la salud en determinados casos.

Respecto a la publicidad de productos que intrínsecamente son perjudiciales para la salud no hay dudas de los efectos perjudiciales de la publicidad sobre la salud.
En este perfil pueden entrar el tabaco,alcohol, comida basura...tal y como han comentado otros compañeros. Respecto al tabaco es curioso el caso de las cajetillas que se venden mini que van dirigidas especialmente dirigidas a los adolescentes que tienen menor poder adquisitivo o las que se hacen exclusivamente para mujeres dando un efecto de "glamour o distinción" si fumas esa marca en concreto.
En estos casos afortunadamente los gobiernos están estableciendo medidas severas para que no se publiciten determinados productos y me parece genial.

Por otro lado está la publicidad de productos que sin ser intrínsecamente perjudiciales para la salud si que propician en el pensamiento de las mujeres por poner un ejemplo: que pueden ser eternamente jóvenes, que la grasa se las va a quitar con determinada crema, que en 1 semana estarán más jóvenes y guapas...y la decepción ante la realidad puede ser perjudicial a nivel psicológico.
Como máximo exponente de la publicidad como agente perjudicial para la salud expongo el caso de los problemas derivados de que el modelo de mujer que se publicita en general para la venta de muchísimos productos es guapísima, joven y con una talla de ropa inalcanzable, esto evidentemente no es alcanzable por el 100% de las mujeres y aunque afortunadamente la mayoría no pretende seguir ese modelo, si hay muchas chicas sobre todo que si caen en esa trampa con muchas posibilidades de caer en enfermedades como la bulimia o la anorexia en ese camino sin fin por imitar al modelo que le plantean los medios.
Otro tema que considero que puede afectar a la salud de determinado tipo de población es la publicidad exagerada de instrumentos que situan a los niños en un mundo de soledad junto a su consola de turno, con los posibles problemas sociales que pueden derivarse a la larga de esto.

Pero evidentemente considero que la culpa no es estrictamente de la publicidad, sino que es compartida con los mercados que venden ese tipo de productos o estereotipos.

ANA FREGENAL LÓPEZ
ALUMNA 1º MASTER ENFERMERÍA

 
A las 22 de diciembre de 2011, 22:55 , Anonymous Anónimo ha dicho...

En la actualidad los diferente medios publicitarios ( Internet, prensa, radio, televisión, carteles...) utilizan una serie de estrategias en productos que influyen en la salud y que pueden inducir a confusión o equivoco en cuanto a las propiedades o beneficios de los productos que publicitan.
Los ámbitos en los que la publicidad ejerce mas estas estrategias son en productos de alimentación con referencia a datos nutricionales, alimentos funcionales, suplementos dietéticos , bebidas energizantes, alcohólicas, formulas para lactantes, en el campo de los medicamentos de venta libre, remedios herbolarios ,publicidad de servicios y procedimientos de embellecimiento, tecnologías medicas…
MARIA LOPEZ CANO
1º Curso Máster Ciencias de la Enfermería

 
A las 27 de diciembre de 2011, 23:49 , Anonymous Anónimo ha dicho...

La publicidad, en cualquier tipo de medio de comunicación, se ha convertido en algo cotidiano, rayando lo excesivo en algunos casos, si bien se puede considerar algo lógico debido a la “sociedad del consumo” en la que vivimos.
La publicidad ha llegado a convivir con nosotros durante todo el día, ya sea como parte del mobiliario urbano o acompañándonos durante las comidas o al escuchar la radio en el coche.
No podemos olvidar que es una forma de negocio, de que acabemos comprando algo que alguien nos quiere vender, sin importar, la mayoría de las veces, si eso es beneficioso o perjudicial para la salud.
Como muchos de mis compañeros dicen, hoy en día, la publicidad es algo que está mucho más controlado y se intenta que cada día fomente menos los hábitos de vida saludables, sin que esto quiera decir que pase a fomentar los saludables, porque como comentamos anteriormente, lo que el vendedor quiere es vender su producto, así que no va a transformarlo en algo más saludable para poder venderlo, simplemente va a “adornar” su publicidad para pasar esa criba y llegar a presentar un anuncio “no censurable”.
En mi opinión, la publicidad puede ejercer influencia en los hábitos del receptor de su mensaje, ya sean saludables o no saludables, sin embargo, creo que muchas veces hay otras cosas que ejercen más influencia y que no se deben a un anuncio como tal. Muchos de los programas, series o películas con más seguidores, en sus argumentos y tramas utilizan unas temáticas nada saludables, y no con el fin de concienciar al espectador de que lo que están viendo no es lo que se debe hacer, sino dando a entender que es lo que es “normal” hacer, o lo que es “típico” hacer a determinadas edades, siendo mucho peor el resultado de esta influencia sobre el espectador, que el de cualquier campaña publicitaria.

FRANCISCO LUIS MONTES GALDEANO
1º MÁSTER CIENCIAS DE LA ENFERMERÍA, UAL

 
A las 30 de diciembre de 2011, 16:59 , Anonymous Anónimo ha dicho...

En mi opinión la influencia más negativa que recibimos por parte de los medios es la telvisión y el cine. A menudo se difunde una imagen de los jóvenes poco saludable, como puede ser: drogas, alcohol, unidpo unido al uso temerario de vehículos motos, etc. Estos medios publicitan conductas muy negativas, como asociar al éxito y a la sociabilidad el tabaco o el alcohol. Internet es otra fuente de información carente de control,con multitud de páginas de contenidos dudosos, por ejemplo aquellas que apoyaban la anorexia y daban consejos sobre cómo lograr dejar de comer para perder kilos, o las que distribuyen productos milagrosos que curan enfermedades como el cáncer.

Creo que los medios pueden jugar un aspecto muy positivo en la salud; pero si éstos no se controlan la información no veraz y peligrosa puede ocasionar un gran perjuicio en la población,especialmente la infanto-juvenil, que es la que controla más este medio y la que puede verse mas influida y perjudicada.

Mª del Mar Sáez Aramburo

1º Curso Máster CC de la Enfermería. Ual

 
A las 3 de enero de 2012, 20:40 , Anonymous Anónimo ha dicho...

No voy a concretar en la evidencia de los ámbitos en los que la publicidad ha creado y está motivando hábitos de vida no saludable, me ha parecido interesante dar una visión de la publicidad en general, para entender cómo hemos llegado a esta situación:
Después de 1920 la publicidad informativa fue remplazada por un modelo de publicidad competitiva que resaltaba la “personalidad” e imagen del producto. La publicidad de la naturaleza del producto, igualó los atributos personales de los individuos a las cualidades del producto: “El cigarrillo de los fumadores discriminantes, por ejemplo”.
Las personas pagaban por la “personalidad” y la imagen del producto más que por su utilidad.
Los avances tecnológicos, hicieron que los publicistas se aprovecharan de la fotografía, para intensificar la asociación simbólica de un producto con la imagen personal. Así se estimuló el desarrollo de la publicidad afectiva o emocional.
La publicidad contaba historias comerciales que unían lo individual con un grupo social o una clase económica, y asociaba productos con el estilo de consumo de ese grupo o clase.
Se atribuía la publicidad a una “forma de vida”. La publicidad hoy utiliza muchas formas; información, imagen, personalidad y forma de vida, las combinaciones dependerán del medio de difusión y el tipo de producto.
Hay que tener en cuenta que cuanto mayor acceso se tiene a la información, menor será la influencia de la publicidad y cuanto menor acceso a la información tiene, es mayor la influencia de la publicidad. Pero en términos generales, está claro que la publicidad puede afectar de forma negativa en hábitos de vida no saludables, porqué solo se centra en vender un producto sin preocuparse en las consecuencias que debido a esta publicidad, puede llegar a dañar a la persona.

BIBLIOGRAFIA
http://biblioteca2.ucab.edu.ve/anexos/biblioteca/marc/texto/AAD9233_8.pdf

ESTER MATEO AGUILAR
1º Máster Ciencias de la Enfermería. UAL.

 
A las 3 de enero de 2012, 23:22 , Anonymous Anónimo ha dicho...

La publicidad puede provocar en ocasiones, un efecto persuasorio y de conversión sobre la población con sus consecuencias. A menudo nos sentimos manipulados por los diferentes medios de comunicación de masas (televisión, radio, prensa, internet…etc.) a través de los spots y las campañas publicitarias, ejerciendo un efecto negativo sobre nuestra salud.
Campañas sobre productos adelgazantes, bebidas energéticas o suplementos nutricionales nos hacen buscar una imagen ideal, valorada socialmente. Los anuncios sobre el tabaco, el alcohol, nos hacen buscar la sociabilidad perfecta. Otros ejemplos son los tratamientos de estética, los alimentos hipercalóricos, las comidas basura…etc.

 
A las 3 de enero de 2012, 23:24 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Perdonad, se me ha olvidado poner mi nombre.
Un saludo
MªDolores Ruiz Fernández
1º Máster en Ciencias de la Enfermería

 
A las 14 de enero de 2012, 5:00 , Anonymous Implantes Dentales ha dicho...

Explica un estudio realizado por un Pediatra en EEUU a niños de 3 a 5 años, donde se les ofrece diferentes alimentos, unos envueltos con la marca McDonald y otro sin logo. La investigación realizada demuestra como los niños prefieren los envueltos, e incluso les parecen más buenos

 
A las 10 de abril de 2012, 10:52 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Aunque se ha conseguido eleiminar la publicidad del tabaco y ahora toda aquella que vemos relacionada cone ste producto nos lleva a considerarlo perjudicial para la salud aun hay ciertos productos que siguen siendo perjudiciales para la salud y sinembargo los anuncios televisivos no los marcan como negativos.
Publicidad sobre el alcohol y las bebidas alcohólicas puede provocar comportamientos negativos en salud per será difícil ver una legislación (al menos en España) sobre la reducción o prohibición de este tipo de publicidad debido al gran peso para la económico español, tan solamente basta con mirar hacia atrás unos años.
o publicidad sobre ciertos alimentos que desconozco realmente su eficacia abalada por investigaciones de rigor científico pero si conozco lo que estos alimento conlleva como disminuir la adherencia al tratamiento puesto que algunos usuarios creen fielmente en este tipo de alimentos.
No nos podemos olvidar del perfil fisico que nos quieren vender continuamente que conlleva un aumento de enfermedades mentales y fisicas como anorexia nerviosa y bulimica, o cancer de piel entre otros. debemos luchar por una informacion mas segura y sana como profesionales de la salud.

Isabel López MArtín
Ciencias de Enfermeria, 1er año.

 
A las 10 de abril de 2012, 12:06 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Bueno como decían en un comentario anterior constantemente nos encontramos con influencias negativas o poco saludables en la publicidad o en medios de comunicación sin que estos se dediquen explícitamente a la publicidad. En mi opinión en la actualidad quizá los ámbitos que peor influencia saludable muestran a la población son internet y la TV. Digo esto porque es lo que con mayor frecuencia comentan los usuarios en mi trabajo, y es que además constantemente en publicidad, programas de tv (tipo reality, contertulias películas etc etc..) se están haciendo referencia a lo que la sociedad considera como estar “muy bien” qué es para muchos estar lo más delgados posible y eso llama la atención porque los dos extremos son malos sin embargo en la población adolescente y adultos jóvenes la influencia que está ejerciendo es bastante negativa y si se le añade Internet es peor. Ya que en muchas veces es otra fuente de información carente de control, con multitud de páginas con contenidos dudosos, sobre todo las que apoyaban la anorexia y daban consejos sobre, dietas o productos milagro para pérdida de peso. Lo más preocupante es que esto aunque aparentemente está muy controlado la realidad es que vivimos en una sociedad de consumo con lo cual todo es negocio, la pregunta es ¿qué limites tenemos que alcanzar para realmente moderar este tipo de mensajes?

Con referencia a los temas en los cuales esa influencia es muy negativa para mi son:
o Imagen (anorexia, bulimia)
o Consumo de alcohol y tabaco
o La moda (que en los tiempos que corren en población joven pueda estar empezando a crear alteraciones psicológicas)
o La violencia (en películas, juguetería, programas de TV etc).

Mª Teresa Alzate Narváez
1º Año Máster de Enfermería UAL

 
A las 10 de abril de 2012, 12:08 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Actualmente, es claro y objetivo reconocer que los medios de comunicación, y en concreto, la publicidad, influyen en las normas sociales. Los cambios en la sociedad dados en la mitad del siglo XX y principios del presente XXI han sido recogidos por la publicidad y los medios como si se tratase de un zumo tras exprimir unas cuantas naranjas. De éstos cambios han sabido aprovechas su jugo y darle las vueltas a la inconsciencia para no hacerle ver al humano lo que pretende realmente es desvitalizar dichos cambios y hacerlos suyos, pero a su manera de marketing.
Hace no mucho pude leer un artículo sobre la influencia de la publicidad en hombres tratando temas de estética y belleza. Dicho artículo revelaba la potencianción de un trastorno denominado vigorexia, dónde la publicidad ha participado como protagonista en su aparición y que está reclutando al hombre a padecerlo de esa manera insconciente de la que hablaba antes. La vigorexia o “complejo de Adonises” una psicopatología relativamente nueva. Se cree que se origina a partir del boom de los gimnasios en la década de los ochenta y que a lo largo de los últimos años ha ido en aumento, debido a los cánones estéticos dictaminados por los nuevos tiempos y potenciados a través de los medios de comunicación de masas y la publicidad, que muestran hombres con cuerpos prácticamente inalcanzables (Galdámez, 2005). (1)
(1) Carlos Fanjul Peyró. El estereotipo somático del hombre en la publicidad de estética y su influencia en la vigorexia masculina. Universidad Jaume I, Castellón. Actes de Congènere: la representació de gènere a la publicitat del segle XXI ISBN 978-84-8458-307-3 (visitado en abril, 10 en: http://dugi-doc.udg.edu/html/10256/2769/06_estereotipo_somatico.pdf)

AUTOR:

LUIS JESÚS MARTÍN GONZÁLEZ
1º Máster en Ciencias de la Enfermería (UAL) 11/13
Enfermero

 
A las 22 de diciembre de 2012, 3:38 , Anonymous Matías Correa Casado ha dicho...

La publicidad puede crear efectos negativos en la salud, por ejemplo con la medicalización.
La medicalización es un fenómeno que está afectando de manera importante la forma de vida en las sociedades del primer mundo. Lo está realizando de 3 modos:
• Redefiniendo algunos procesos o dolencias como enfermedades e incorporándolos a la “mirada de los sanitarios”
• Desatendiendo consideraciones sobre el necesario equilibrio beneficios/riesgos.
• Marginando cualquier modo alternativo de lidiar con los procesos o dolencias.
Soledad Márquez y Ricard Meneu (2003)
Y, ¿Cuál es el fin?
Cambiar la percepción pública de lo que es salud y las enfermedades, con el fin de ampliar los mercados de los fármacos y productos que comercializan.
Produce que personas sanas se conviertan en “enfermas”, con el consiguiente daño iatrogénico y derroche de recursos.
¿Qué acciones emplean para acelerar el desarrollo de una enfermedad?
Convertir variantes de la normalidad en problemas de salud. El envejecer por ejemplo es algo natural, y nos venden el milagro antienvejecimiento por TV diariamente, bien sea en cremas, suplementos vitamínicos,…
Construir la prevalencia, siempre sacan un estudio que nos lo venden como científico sobre algún producto, y cuando leemos la letra pequeña, nos damos cuenta de que el estudio no tiene validez ninguna.
Para sustentar nuevos frentes, a través de los que “hablar:
• Sostener grupos de apoyo, fundaciones, plataformas teóricamente independientes. Muchas de ellas están financiadas por empresas farmacéuticas que los financian a cambio de publicidad.
• Investigaciones clínicas “ad hoc”, ghost-writing..., o sea falsas investigaciones.
• “Sugerir” tratamientos (publicidad encubierta) sin declarar efectos adversos.
• Utilizar los medios de comunicación (tendencia al alarmismo / exageración y utilización del miedo).

 
A las 4 de enero de 2013, 21:21 , Anonymous Alicia Muñoz Bono ha dicho...

La publicidad, empleada para vender productos con ánimo de lucro, puede crear daños en la salud. Diariamente recibimos ,por diferentes medios de comunicación, publicidad sobre productos sobre los que no intentan hacer ver que son necesarios para nuestra vida, bienestar, felicidad.... Intentan hacernos dependientes a un producto sin tener en cuenta, en muchas ocasiones la ética y moralidad. La publicidad de productos, como alimentos grasos e hipercalóricos han contribuido a aumentar el índice de obesidad infantil; los nuevos iconos de belleza publicitados han provocado problemas de salud mental en la población....Es preciso una concienciación por parte de las empresas publicitarias y organismos públicos para frenar este efecto nocivo en la sociedad.

Alicia Muñoz Bono
Alumna 1º Master de Ciencias de la Enfermería
Universidad de Almería

 
A las 13 de enero de 2013, 21:09 , Anonymous Anónimo ha dicho...

Nos encontramos en una sociedad donde prima la vía fácil para obtener el éxito, así que constantemente nos hacen creer que la felicidad se compra, tal es el caso de, querer lo mejor para otros en tu vida. Lamentablemente vivimos en una sociedad enmascarada por intereses, por patrones de vida irreales, no se puede apreciar una transparencia. Más que crear unos hábitos de vida no saludable, creo que se está creando una sociedad economizada. Apreciamos por supuesto publicidad que fomenta conductas no saludables tales como comida basura, bollerías, o incluso la mera ausencia de anuncios productivos e informativos sobre alimentación saludable, sobre todo en la infancia, y respecto a la estética pues no hacen creer que todo es restaurable, que puedes cambiar tú vida, y que el envejecimiento nunca llega y lo que realmente creo que preocupa y deberíamos detenernos en ello, es que se está empezando a jugar con la psicología humana y con querer conseguir transformaciones personales. Hasta qué punto esta publicidad generalizada afecta no solo a la salud física, sino al terreno psicosocial. Se está perdiendo la esencia de cosas, la originalidad, todo por alcanzar estereotipos. Un mundo de intereses donde demostrado queda que sólo busco mis beneficios, por lo cual tómate este medicamento, que aunque realmente puedas pasar sin él, a mí me conviene que lo tomes. Y la gran pregunta es: ¿Hasta dónde vamos a llegar? Actualmente no es solo la publicidad la que puede crear esta corriente de formas de vida no saludable, sino que en la mera relación entre personas, se puede apreciar.

Jiménez Rivas, Sara
1ºMáster Ciencias de la Enfermería, UAL

 
A las 16 de enero de 2013, 10:26 , Anonymous Tamara Matarín ha dicho...

Actualmente todo está rodeado de publicidad, mires donde mires, hay publicidad. Vivimos en una sociedad consumista, donde prima el tener y estar a la moda, aunque no sea necesario. Somos muy influenciables por la publicidad, queremos tener todo lo que nos muestran, y es muy difícil que nadie se vea dentro de esta espiral. Estamos completos cuando tenemos lo primero, lo que está de moda. Creo que la publicidad influye muy negativamente en este aspecto, porque desde que se es pequeño quieres lo que ves en la televisión, en las revistas, en los catálogos. La publicidad nos convierte en consumistas, somos muchas las generaciones débiles ante este fenómeno, en menor o mayor medida, siempre va a depender de la educación recibida, claro está. Ahora más que nunca en las generaciones más pequeñas, donde tener la Xbox 360, es mejor que tener una pelota y jugar en la calle con los demás niños, se potencia de forma indirecta la obesidad, el sedentarismo. Ya no se ve tanto como antes las calles con los niños jugando, incluso muchos son los padres y madres que prefieren que sus hijos estén en casa “enganchados a las maquinitas” por los “peligros” que hay fuera, si total, ya se puede practicar deporte con ellas en casa. A esto se incluye la publicidad de comida rápida, anuncios donde la gente se ve feliz, socializándose, pasando un buen rato, pero no te dicen las contradicciones de consumir esa comida de forma habitual. También me parece bastante contradictorio, que haya publicidad que te venda comida rápida y sedentarismo, pero también cuerpos perfectos y jóvenes. Porque qué decir de todos los programas de moda, la publicidad de cirugía estética, las cremas “milagro” (como ya ha dicho Sara, nunca nos haremos viejos) donde te dicen que hay que ser perfecto.
En conclusión, creo que la publicidad nos lleva a querer tener aunque no podamos, a no tener prácticas de vida saludables, a consumir y a vivir ciegos por lo material, perdiendo así calidad de vida. La educación juega un papel muy importante para evitar ser personas débiles e influenciables. También creo que debería haber concienciación, y que en los medios se promovieran más hábitos de vida saludables, que hubiera espacios dedicados a ello, siempre con profesionales cualificados, además de un mejor control de la publicidad, donde aparte de decir los pros, aparecieran los contras del consumo del producto y que la sociedad esté mejor informada de lo que quiere y tiene entre manos.


TAMARA Mª MATARÍN JIMÉNEZ
1º DE MASTER DE CIENCIAS DE LA ENFERMERÍA

 
A las 10 de febrero de 2013, 20:15 , Anonymous Mª Ángeles Rodríguez Pérez ha dicho...

En cierto modo la publicidad nos incita a consumir, nos da a entender que necesitamos un producto, ¿por qué lo necesitamos? Porque la gente que la publicita es más feliz, está más satisfecha, se comunica mejor con su familia y amigos, no aparenta los años que tiene…

Nos muestra que tenemos unas necesidades que podemos satisfacer, por ejemplo:

Necesitamos alimentarnos, pero ¿con qué?, la mayoría de los alimentos anunciados son repostería industrial, precocinados, alimentos que contienen altos porcentajes de grasas y aporte calórico.

Necesitamos comunicarnos, pero ¿de qué modo? Cada vez son más las nuevas tecnologías que “necesitamos” y que nos alejan del trato con personas. Jugamos con otros individuos, pero a través de la videoconsola, del ordenador… Hablamos con otras personas, pero no mediante un trato directo, sino por mensajería instantánea, a través de correos electrónicos, del chat.

(…)

La publicidad en cierto modo ha contribuido a crear en nosotros hábitos de vida no saludables, tanto a nivel físico como psicosocial. Ha hecho de nosotros marionetas que seguimos las indicaciones que nos pautan, parecemos ovejas de un rebaño sin criterio, que no elegimos el camino fácil, CONSUMIR, porque existe un producto que “satisface” cada una de las necesidades que tenemos (o creemos tener).


RODRÍGUEZ PÉREZ, MARÍA DE LOS ÁNGELES
1º MASTER CIENCIAS DE LA ENFERMERÍA. UAL

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal